Escrito por Tendenzias

Alcalá de Henares: ciudad universitaria

Alcalá de Henares ya fue durante un tiempo la ciudad de las tres culturas, cuando tras la Reconquista, musulmanes, judíos y cristianos vivieron en armonía. Su pasado universitario se funde con su presente más moderno para crear una ciudad elegante y bella, serena y armoniosa, culta y al mismo tiempo moderna.

alcala2_thumb.jpg

Su vertiente más religiosa se remonta a muchos siglos atrás. Ya en el año 1129, el rey Alfonso VII cedió la ciudad al arzobispo de Toledo. Del Palacio Arzobispal, que data de aquellas fechas, su fachada fue reformada posteriormente en el siglo XVI por Covarrubias. De las murallas originales que la ciudad conserva de aquel siglo, el XII, sólo se conserva un tramo, y además en muy buen estado, el que va desde el arco de San Bernardo hasta la puerta de Madrid.

En su interior, fachadas de ladrillo, pequeños ventanucos y portones y bastantes conventos, como el de San Bernardo o el de la Madre de Dios. Incluso, la catedral de Alcalá de Henares fue en primera instancia una ermita, para posteriormente convertirse en una parroquia alrededor de la cual creció toda la villa medieval. Esta catedral, de estilo gótico, destaca sobre todo por su cúpula apuntada.

La calle Mayor es la más característica de esta bella ciudad. Una calle que bulle de turistas y comercios; de puestos donde abundan las referencias al Quijote, y de bares donde detenerse para refrescarse. Es una calle preciosa, de soportales y con columnas en piedra y por la que se disfruta de un gran paseo camino a la Universidad.

Fue el siglo XVI el que le dio a Alcalá de Henares esa segunda cara más actual y por la que todos la conocemos. El cardenal Cisneros transformó aquella villa medieval de conventos en una ciudad universitaria; en realidad, en la primera ciudad universitaria, dotándola de colegios, librerías y comedores. La fundación de la Universidad de Alcalá de Henares en el año 1499 dotó a la ciudad de un legado cultural del que aún hoy día presume. Profesores de talla como Antonio de Nebrija dieron clases a grandes maestros de la cultura como Lope de Vega, Calderón de la Barca, Tirso de Molina o San Juan de la Cruz.

De esa época es también el corral de comedias de Zapateros, en la plaza de Cervantes, el teatro más antiguo de toda Europa. Y dentro de la Universidad, única en Europa junto a la de Lovaina que tiene el título de “magistral”(dos tercios de su cabildo son doctores universitarios) destacan sus patios y su capilla, de estilo morisco renacentista. Patios a los que se consideran joyas de la arquitectura clásica, como son el patio de Santo Tomás de Villanueva, el patio de Filósofos y el Trilingüe. Y si joyas son estos patios, también joya, pero en este caso, soberbia, es la fachada de la Universidad, de estilo plateresco, que se sitúa en el Colegio Mayor de San Ildefonso.

Y el segundo hecho que ha dotado a esta ciudad de ese caracter tan conocido de ciudad de la cultura es el nacimiento de su hijo predilecto: Miguel de Cervantes. Su obra más conocida, el Quijote, ha dotado a esta ciudad de un caracter universal, y ha servido para que en ella se celebran premios de literatura y eventos culturales de todo tipo y para que, finalmente, Alcalá fuera nombrada Patrimonio de la Humanidad.

Para quien quiera visitar esta maravilla de la cultura española, Alcalá de Henares se encuentra situada 33 kilómetros al este de Madrid, por la autopista A-2.

LocuraViajes.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos