VUELTA AL MUNDO

Brasil,Nuestros viajes

Visita al Cristo Redentor de Río de Janeiro

Me hubiera encantado que el recepcionista del hostal de Rio de Janeiro tuviera tantos neuronas como trenzas. Desafortunadamente, no era así. El fax que me enseñó no lo había enviado el ministerio del Interior, sino un mochilero que se había olvidado un candado en un armario. Me explicó lo que le había confundido, el remitente de la carta mencionaba el interior del armario y pensaba que se trataba.