-    Escrito por gon-2

Lago Titicaca: navegar cerca del cielo

El lago Titicaca es el segundo más grande de Sudamérica y el lago navegable más alto del mundo. Se ubica en el altiplano peruano-boliviano, a 3.800 metros sobre el nivel del mar. Balsas de totora, pesca de trucha y la cultura andina que lo rodea son sus principales atractivos.

El lago toma su nombre de la isla Intiqarka, vocablo que deriva de dos palabras aymarás: inti (sol) y qarka (peñasco). Actualmente dicha isla se conoce como Isla del Sol. Perteneciente a Bolivia, cuenta con una superficie de 14,3 km², siendo la isla más grande del lago.

La Isla del Sol presenta un relieve accidentado, debido a las terrazas de cultivo diseñadas por los antiguos pobladores incas. Entre los atractivos arqueológicos que presenta, se destacan las Escalinatas de Yumani (que conducen a unas fuentes de agua de tiempos precolombinos), la Roca de los Orígenes (desde donde habrían partido Manco Capac y Mama Ocllo para fundar la ciudad de Cusco), la Chinkana (construcción laberíntica) y el Palacio de Pilkokaina (de la época incaica). En la isla funciona el Museo Arqueológico de Challapampa, donde se exponen piezas halladas en sus alrededores.

Junto a la Isla del Sol se encuentra la Isla de la Luna o Isla Koati, de apenas 2 km² de superficie. Allí habitan unas pocas familias indígenas de origen quechua y aymará, dedicadas a la agricultura y venta de artesanías.

A los habitantes de las islas flotantes del lago y de la ribera del río Desaguadero se los conoce como Uros. Esta etnia, diferente de la aymará y la quechua, tuvo sus orígenes en épocas previas a los incas. Actualmente viven en unas veinte islas, construidas sobre bloques de raíces de las totoras que, al entrar en descomposición, producen gases que ayudan a su flotación. Por encima de estos bloques, colocan sucesivas camadas de totora seca y luego construyen sus viviendas con el mismo material.

Justamente, las balsas construidas en base a totora (conocidas como “totoritas” o “caballitos de totora”) son utilizadas por los pescadores en su tarea cotidiana y también por turistas en sus paseos. Mantienen el mismo diseño desde hace 3.000 años, mostrando su eficacia.

En cuanto a la fauna del lago Titicaca, está mayoritariamente compuesta de patos y peces como la trucha, el suche y el capache. En sus alrededores podemos encontrar alpacas, llamas y otros mamíferos.

Entre los pueblos costeros que rodean al Titicaca se destacan Huatajata (donde se encuentra el Museo de la Totora) y Copacabana. Este pueblo fue originalmente un centro precolombino ceremonial y de observación astronómica. Los evangelizadores del siglo XVI construyeron allí el Santuario de la Virgen de Candelaria