Escrito por Tendenzias

Color y arte en las cúpulas de San Basilio

Kázan, 1552. Los soldados tártaros caen derrotados ante el ejército ruso. El Janato de Kazán, situado en territorio de la actual Bulgaria, pasó a formar parte de Rusia aquel mismo año. Los supervivientes tártaros de aquella batalla fueron decapitados, y sus turbantes fueron el modelo perfecto para que tres años después, los arquitectos Barma y Postnik, empezaran la construcción, por orden del Zar Ivan IV el Terrible, de un templo en homenaje a aquella victoria.
En 1.555 comenzó la construcción de la Catedral de la Intercesión de la Virgen en el Montículo, más conocida como la Catedral de San Basilio. Seis años después, en 1.561, se colocó la última piedra. Cuenta la leyenda, que al acabar, el Zar Ivan el Terrible, conocido por su violencia y temeridad, preguntó a los arquitectos si serían capaces de construir algo más bello que aquel templo. Cuando contestaron que probablemente sí podrían, el Zar mandó cegarlos. En 1.588, ya con Fiodor Ivanovich como nuevo Zar, se construyó una nueva capilla anexa en la que reposan los restos de San Basilio Bendito.

San Basilio es, sin duda, el símbolo de Moscú, y prácticamente, de toda Rusia; su obra más bella; arte hecho color y formas; un racimo de sensaciones sorprendentes que invaden al viajero cuando frente a ella, observa sus cúpulas tan exóticas y orientales. Situada en la Plaza Roja de la capital rusa, Moscú, justo frente a la torre del Kremlin, esta iglesia ortodoxa fascina por sus ocho cúpulas con forma de cebolla que rodean al templo central, cada una con unas formas y unos colores distintos. Este templo central tiene un techo piramidal, y alcanza una altura de 47 metros. Anexo a él, se encuentra la décima parte: el mausoleo de San Basilio que le da nombre a todo el edificio. Su interior es como un pequeño laberinto de capillas que destacan por sus frescos.

La Catedral de San Basilio ha sido propuesta dentro de las nuevas maravillas del mundo. Ya en días anteriores, pudimos leer en este mismo blog sobre algunos otros candidatos, como Timbouctú, el Taj Mahal, la Alhambra de Granada, Petra, las Pirámides de Gizeh o la Gran Muralla China.

LocuraViajes.com

Newsletter