UP

-     Escrito por angeles

Consejos para hacer la mochila Camino de Santiago

La mochila Camino de Santiago es una de las grandes preocupaciones de todo Peregrino ¿podré hacer el camino con un peso constante a la espalda? Os damos algunos consejos en base a nuestra experiencia.

mochila-camino-santiago

Escoger la mochila del Camino de Santiago

Escoger la mochila adecuada será el primer paso. No vale cualquier mochila y no dejes que alguien la compre por ti, ve a probar todas las que haya hasta que des con una que te resulte cómoda a la espalda, que no te esté apretando en ninguna zona y que te permita una movilidad adecuada.

Las mochilas están diferenciadas por la capacidad en litros de la que dispone cada una de ellas, si son impermeables o no, si en la espalda son transpirables, etcétera.

El peso va a ser uno de los detalles a cuidar muchísimo, hay que tener en cuenta que no hablamos de un peso que vayas a sostener durante unos minutos, si no en grandes trayectos continuos y durante días. Por ello, lo ideal es que no compres una mochila muy grande porque todo el mundo tiende a llenarla, la capacidad recomendada es de los 35 a los 45 litros.

En mi caso, tengo que deciros que llevé una de 30 litros y no me hizo falta más espacio. Llevé únicamente lo imprescindible y pude hacer el camino cómodamente con la mochila, sin rozaduras ni pesos excesivos. Eso sí, tenía bastantes bolsillos que eran muy útiles para poder diferenciar espacios y tener a mano las cosas más básicas.

consejos-mochila-camino-santiago

Otro dato a tener en cuenta es que suelen recomendar que el peso de la mochila no supere el 10% del peso de la persona que carga con ella. A veces esto puede resultar difícil pero siempre es bueno tener una referencia para no excedernos.

Importante, por mera cuestión de comodidad y ganar tiempo, serán ideales aquellas mochilas que cuenten con una cremallera en la parte frontal de la mochila que permita acceder al contenido de la misma sin tener que sacarlo todo.

Escoger las zapatillas para el Camino de Santiago

Hay dos tipos de zapatillas que se recomiendan mucho para el Camino de Santiago, las de trekking o las de running por la zona acolchada que tiene en la parte del talón.

Lo ideal es que sean zapatillas que transpiren y no cuezan el pie, así evitaremos en la mayor medida la aparición de las indeseadas ampollas.

A su vez, tiene que ser un tipo de calzado que sea flexible, que no apriete los dedos y no hace falta llevar las botas altas de montañero. Comienzan a haber zapatillas que crean específicamente para estas largas caminatas, uno de mis compañeros de trayecto las llevaba y estaba encantadísimo (precio 50 euros aproximadamente).

Otra recomendación que dan y que nosotros cumplimos a pie puntillas es que lleves un calzado que hayas usado previamente, así se evitan las rozaduras y ya están amoldadas a tu forma de caminar.

Hacer la mochila del Camino de Santiago

mochila-peregrino-camino-santiago

La verdad es que el hecho de hacer la mochila lo viví con un poco de locura y, a veces, con ratos de calma contenida. Me preocupaba muchísimo que no pudiera con la mochila después de todas las historias que había escuchado y, en el momento en el que comparé mi mochila con el resto de compañeros pensé ¿a qué me he dejado algo?

La realidad es que, metiendo únicamente lo imprescindible, (a tener muy en cuenta que lo hicimos en verano) pude hacer al camino perfectamente y sin ningún tipo de problema. Eso sí, es importante distribuir muy bien el peso de los dos hombros para que la mochila no vaya torcida y no estés forzando un lado más que otro.

A su vez, lo mejor es que pongas en la zona superior de la mochila aquello que usas con más frecuencia par no tener que deshacerla, como el saco, la toalla y el calzado.

Así que, basándome en mi experiencia y el resto de compañeros os diré lo que nosotros llevamos:

Imprescindible

DNI o documento de identificación

Credencial del Peregrino (más información pinchando aquí: “Credencial del Peregrino, Camino de Santiago“)

Tarjeta sanitaria

Dinero en efectivo y tarjeta de crédito

camino-santiago-credencial-peregrino

Aseo personal

Pastilla de jabón natural (en lugar de champú y gel), lo que también me servía para poder lavar la ropa.

Peine

Mini cepillo de dientes con crema dentífrica

Aceite esencial de espliego macho (Pranarom) para las picaduras de mosquito.

Cuchilla de afeitar (para quien lo necesite)

Copa menstrual, compresas o tampones

Protector solar

Pañuelos de papel

Botiquín: tiritas. No llevé nada más pero lo normal suele ser que la gente lleve aspirinas, analgésicos y algún antinflamatorio.

Tapones para los oídos o cascos para escuchar música (no se sabe quién te tocará en la litera de al lado).

Ropa

1 par zapatillas de trekking

1 pantalón largo fino (tipo montañismo) de secado rápido, abriga lo justo y abulta poco.

1 pantalón corto de algodón y 1 por la rodilla.

2 camisetas transpirables de poliéster. Se lavan y secan rápido.

1 camiseta térmica

1 sudadera

2 a 3 pares de calcetines cortos, a poder ser sin costuras y que no aprieten.

2 0 3 mudas

1 par de sandalias de tiras modulables para descansar el pie al llegar al albergue.

1 impermeable o poncho impermeable. Cogí la primera opción porque mi mochila traía consigo un cubre mochilas pero esto es cuestión de que veáis que os sale más económico y ocupa menos.

1 toalla de microfibra, ocupan poco y se secan rápido

1 Pañuelo por si refresca por la noche o las temperaturas son más bajas por la mañana.

1 camisón, pijama o camiseta para dormir (hay quien duerme con la ropa puesta del día siguiente, a vuestra elección).

Extras

Saco de dormir ligero (más grueso si vas en invierno)

Gafas de sol

Navaja

3 a 5 pinzas para tender la ropa cuando laves (no siempre tienen en los albergues)

Botella vacía de agua (hay fuentes y manantiales para ir rellenando a lo largo del camino).

Gorra o sombrero para proteger del sol

Linterna pequeña

Esterilla (en mi caso no llevé, pero un compañero sí llevaba)

1 o 2 bastones de trekking que sean ligeros, fijaros en los gramos antes de comprarlos y que os resulte cómodo el mango.

LocuraViajes.com

Newsletter