Escrito por Tendenzias

Consejos para un viaje en tiempos de Ramadán

Ha comenzado el noveno mes lunar del año para el calendario musulmán, por lo que en los países practicantes, es tiempo de Ramadán. El Ramadán es el mes en que se realiza el ayuno diario desde el amanecer hasta que se pone el sol en todos los países y grupos religiosos musulmanes. Si planeamos viajar a algún país donde se realiza el Ramadán en un gran porcentaje de la población, es posible que nos asalten algunas dudas.

ramadán

Imagen radiant guy

Muchos turistas podrían preguntarse si es adecuado realizar un viaje en tiempos de Ramadán a países donde se practica el ayuno. Lo cierto es que no hay motivos para pensar que las prácticas del Ramadán, sobre todo a la hora de alimentarnos o continuar con nuestras costumbres habituales, van a modificar forzadamente nuestros hábitos.

En tiempos de turismo masivo, la mayoría de países abiertos al turismo como Marruecos, o Turquía, han comprendido muy bien el valor de recibir visitantes, y por ello, los turistas no encontrarán complicaciones en tiempos de Ramadán. En zonas turísticas, los restaurantes y hoteles ofrecen sus servicios de un modo habitual.

El Ramadán del año 2009, se extiende en fechas aproximadas entre el 22 de agosto y el 21 de septiembre, por lo que es aconsejable estar al tanto de cuales serían los “contratiempos” que podría encontrar un turista durante el Ramadán.

Para empezar, durante el período, las calles de las grandes ciudades recobran un ritmo más tranquilo especialmente en horas tempranas. En general, la mayoría de restaurantes y bares permanecen cerrados al mediodía, sobre todo si están orientados al público local. El momento del ajetreo llegará a partir de las 6 de la tarde, cuando se acerca la hora de romper el ayuno. Será entonces cuando todos quieren llegar a su casa y el ritmo en las calles se nota alterado.

Quizás el mayor contratiempo, sea adaptarnos a los horarios “invertidos” en que funciona todo. Así, la mayoría de comercios y servicios funcionan por la tarde-noche, incluso llegando hasta la medianoche. Por lo demás, no hay que imaginar mayores contratiempos. Incluso, el Ramadán, es un buen momento para adentrarnos en las costumbres y tradiciones de una cultura que para muchos resulta diferente.

Sabiendo que los viajeros están exentos del Ramadán, no hay nada que reprogramar en nuestro viaje, sino simplemente, estar dispuesto a respetar ciertas normas especialmente en la calle. Por el resto, sólo se trata de conocer y respetar costumbres y tradiciones milenarias, y enriquecernos con el conocimiento de nuevas culturas.

LocuraViajes.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos