Escrito por Tendenzias

El Parque Nacional de Yosemite: Naturaleza en estado puro

 

Imponentes masas de granito que rodean el valle; cascadas impresionantes; las famsoas sequoias, ríos salvajes, un medio ambiente para respirar en paz y tranquilidad. Respiras y los pulmones se hinchan con el aire puro; el verdor de sus bosques llenan los ojos de luz; andas y andas y lo único que deseas es perderte entre muchos de los mejores paisajes del mundo…

Para los indios ahwahnichi que lo habitaban hace ya un par de siglos, Yosemite era una valle sagrado. Gracias a las grandes montañas que lo rodean, este valle permaneció oculto al hombre blanco durante años, hasta que en 1851 la caballería americana lo descubrió. Los indios que lo habitaban fueron sometidos y encerrados en reservas. Actualmente, este bosque permanece virgen en un 94%, pero el resto, el Parque que todos conocemos por fotos, se encuentra masificado pues no se controla el número de turistas que llegan, y se ha permitido durante los últimos años que allí se construyeran lodges, hoteles y complejos.

La visita al Parque Nacional de Yosemite es obligada si pasamos por San Francisco, pues se encuentra a tan sólo 300 kilómetros de esta bella ciudad. Sitaudo al este de San Francisco y al norte de Fresno y Las Vegas, al Parque se puede llegar bien por carretera a través de Oackland por la Interestatal 580 camino a Livermore y Merced, o bien por tren. En este caso, habremos de ir de San Francisco a Oackland, y allí coger el tren que lleva hasta Merced. Unas 3 horas de camino para finalmente coger un bus que nos lleva desde la estación de Merced hasta el parque. Aproximadamente una hora más. esta excursión se puede reservar directamente en San Francisco por unos 120 euros, y lleva unas 16 horas realizarla.

La entrada al Parque Nacional de Yosemite, en excursión, vale 10 dólares (20 si vas en coche propio). Nada más entrar, la primera imagen que vemos aparecer es la de “El Capitán“, una inmensa mole de más de 1.000 de altitud de pared vertical; Catedral Rock, o el Half Dome, son otras de las masas de granito que iremos viendo en el recorrido camino al lodge principal, de donde parte todas las excursiones por el Parque.

En la Franja Mariposa podemos ver una gran cantidad de sequoyas, árboles gigantes de 100 metros de altura y un diámetro de 30 metros.

La Ruta Tioga es un camino que te lleva hasta una serie de miradores estratégicamente situados desde los que podrás admirar el lago Mono y el pueblo fantasma de Bodie. El mirador más conocido es el de Glaciar Point desde donde podremos admirar cascadas, cañones y lagos, extendidos a nuestros pies.

 

Cuando organicéis esta visita siempre surgirá la duda de si pasar una noche en el Parque o no, en algunos de los maravillosos lodges que hay por todo él. Realmente merece la pena, porque así además, evitaréis los muchísimos turistas que hay durante el día, y podréis asistir a algunas de las mejores imagenes de amaneceres y las mejores puestas de sol que podáis imaginar. Pero, si queréis dormir dentro, habréis de reservar con mucha antelación, porque es tal la afluencia de turistas, que con bastantes meses de antelación ya está todo ocupado.

Y, mención aparte, la majestuosa Yosemite Falls, una cascada de 739 metros de altura, la más alta de todos los Estados Unidos. Una auténtica belleza enmarcada en un paraíso incomparable.

LocuraViajes.com

Newsletter