Escrito por Tendenzias

Jaisalmer, la ciudad de arena

Una ciudad que emerge de la arenas del desierto, alumbrada por la luces del amanecer y que consigue que el visitante se sienta sumergido en cualquier cuento oriental de las Mil y Una Noches. Ese espectáculo, que se antoja casi mágico, es lo primero que vislumbra el viajero cuando llega a la ciudad india de Jaisalmer, una de las más hermosas de todo el país. De pronto, las incomodidades del transporte, la espera en las estaciones de tren, las horas de viaje, la multitud de “cazadores” de turistas en busca de las comisiones de los hoteles… han valido la pena.

Jaisalmer

No se puede decir que Jaisalmer este situada en un lugar demasiado accesible. A pocos kilómetros de la frontera con Pakistán, en pleno desierto, el viajero que quiera contemplarla debe desviarse de cualquiera de las rutas tradicionales de turismo que suelen surcar el país y que se centran en Agra.

Historia de Jaisalmer

La historia de Jaisalmer es la misma de la de tantas ciudades fortalezas que jalonan los desiertos del Asia central o del Sahara. Su posición estratégica en las rutas comerciales le proporcionó una gran riqueza. Esta hizo que los mercaderes y ciudadanos edificaran magníficas viviendas y mansiones, todas bellamente construidas en madera y piedra caliza de color dorado.

Jaisalmer decayó cuando las rutas que atravesaban el desierto fueron sustituidas por las rutas marítimas, haciendo innecesario el paso por la ciudad. Esto y la falta de agua pareció marcar el final, temiéndose que se despoblara.

Más tarde, el turismo empezó a descubrir las maravillas de esta ciudad y ahora está contribuyendo de manera definitiva en su renacimiento, hasta el punto de que en los últimos años el número de establecimientos hoteleros o cibercafés ha crecido de manera vertiginosa.

Jaisalmer, atractivos turísticos

Jaisalmer fuerte habitado

Sin duda lo más atractivo de la ciudad es su fuerte habitado. Este fuerte está construido con el mismo color dorado de la arena, ofreciendo a determinadas horas, sobre todo cuando al anochecer, un aspecto de cuento oriental.

Edificado en 1156 como elemento defensivo frente a los pueblos que habitaban el desierto, los habitantes de Jaisalmer presumen de que es el único fuerte habitado del mundo. Sea cierto o no, el hecho es que en su interior vive una cuarta parte de la población del casco antiguo y que rebosa de vida durante todo el día.

La mejor manera de disfrutarlo es recorriéndolo a pie, con toda la tranquilidad que se pueda, sin prisas. Cada callejuela esconde una visión diferente, sorprendiendo la riqueza con la que están adornadas las, por otra parte, humildes viviendas.

En las zonas más céntricas no se permite el uso de coches ni motos y las mercancías son llevadas por camellos. Estos, junto con las vacas, forman parte del paisaje urbano aunque, a decir verdad, el sistema de limpieza es más eficiente que en otras ciudades hindúes.

Jaisalmer india

Dentro del Fuerte se pueden visitar tres templos jainistas, una religión con bastantes adeptos en la zona. Son templos que se siguen utilizando, por lo que se debe entrar en ellos con el debido respeto. De igual forma, los cinco palacios interconectados que se encuentran en el fuerte, son un espectáculo imprescindible para el viajero. Cuatro puertas diferentes dan acceso a estos palacios y en su interior podemos ver la vida que debían llevar los gobernantes de la ciudad hasta hace bien poco.

Algunas curiosas fotos también nos dan idea de lo que debió ser la presencia británica. Son todas parecidas: un grupo de indios, con el maharajá entre ellos y, en medio, sentado en una silla y con un aspecto de ingles de película clásica, el cónsul británico que era, evidentemente, el que tomaba las últimas decisiones.

Las grandes mansiones que los comerciantes más prósperos erigieron en la ciudad dorada reciben el nombre de “havelis”. Hay tres en especial que conviene visitar por su belleza. Estos edificios de piedra caliza se conservan en todo su esplendor y nos da una buena muestra de la riqueza que alcanzó la localidad en la época de las caravanas.

En los alrededores de la ciudad hay varios puntos de interés para el visitante. Para llegar a ellos lo mejor es coger un taxi, con el que podremos desplazarnos sin problemas. Uno de los más bellos y relajantes es el Lago Gadsisar.

Jaisalmer: Lago Gadsisar

Gadi sagar jaislamer

A pocos kilómetros de Jaisalmer, fue su suministro de agua y a su alrededor se construyeron numerosos templos y santuarios.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Este lago tiene una curiosa historia: se cuenta que la entrada al complejo, una bella puerta ricamente decorada, fue mandada construir por una famosa y adinerada prostituta. Sin embargo, cuando fue a pagarla, el Maharajá dio la orden de que no se hiciera, ya que le parecía impropio tener que pasar bajo ese pórtico pagado por la cortesana cada vez que quisiera disfrutar del lago.

La mujer, empero, esperó que el monarca se ausentara y cuando eso ocurrió, ordenó construir la puerta, añadiéndole un Templo a Krishna para que a la vuelta del mandatario no la derribara. Al parecer la astucia fue efectiva y hoy podemos disfrutar de esa entrada, digna del entorno natural.

LocuraViajes.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos