UP

-     Escrito por cecilia

La Capilla Sixtina, Ciudad del Vaticano

La Capilla Sixtina, un sitio místico que nos espera en la Ciudad del Vaticano, fue el lugar donde Miguel Ángel hizo gala de su arte que aún maravilla al mundo entero. Con cada uno sus frescos, sumerge a los mortales en el mundo de la fe. Con cada trazo nos hace una revelación, y con cada segundo que pasa una sensación nueva se nos presenta. 

Capilla Sixtina

La Capilla Sixtina fue construida en la época del papa Sixto IV, entre los años 1471 y 1484, y es conocida en el mundo por celebrase ahí el cónclave y las coronaciones papales. Este recinto se encuentra ubicado en el sector derecho de la Basílica de San Pedro, y fue restaurada entre los años 1980 y 1994, con la ayuda económica de Japón.

La Capilla tiene una forma rectangular, mide casi 40 x 13 metros y su altura es aproximadamente 20 metros. Los artistas que participaron en su decoración pictórica son: Michelangelo Buonarroti (Miguel Ángel), Sandro Botticelli, Luca Signorelli, entre otros.

Capilla Sixtina 2

En las paredes laterales de la Capilla Sixtina, están representadas las historias de la Biblia, en una el Antiguo Testamento y en la otra el nuevo testamento. Cada fresco es contrario con el que está enfrente, antiguo y nuevo en contraposición. Se puede observar en estos frescos representados la esperanza de la humanidad por la llegada de Cristo, las profecías sobre este acontecimiento y la creación del mundo.

Dos décadas después, en 1532, el papa Clemente VII le encargó a Miguel Ángel que pintará en la parte superior de la Capilla una escena, que se conoce como el Juicio Final. Esta obra debía de simbolizar la supremacía del papado, después de la grave crisis que vivió la Iglesia Romana.

Capilla Sixtina 3

Entre los frescos más reconocidos están: La Circuncisión, el Bautismo de Cristo, la Historia de Moisés, la Tentación de Cristo, la Llamada de los Apóstoles, Dios entregando las Tablas de la Ley a Moisés, En el Sermón de la Montaña, Cristo entregando las llaves a San Pedro, La Cena, entre otros.

Como dijo Juan Pablo II durante una misa en la Capilla Sixtina, en 1994, este recinto es “La belleza del hombre creado por Dios”. Y no se equivocó, este magnifico monumento teológico de la humanidad representa los misterios que Cristo (para los cristianos) quiso expresar, y para todos aquellos con otro tipo de creencias religiosas o ninguna, esta obra no pierde ningún valor pues su calidad artística es incalculable.

Capilla Sixtina
  • Imágenes: Flickr

LocuraViajes.com

Newsletter