Escrito por Tendenzias

Leeds: del Club Mission a Harewood House

Harewood House

Eran las 7 de la mañana. Ibamos a visitar Harewood House ese día, el hogar de la familia Lascelles desde hace más de 200 años; una inmensa mansión victoriana a pocos kilómetros del centro de Leeds, en sus afueras, y rodeada de más y más hectáreas de verdes prados, entre setos, cuidados jardines, lagos y saltos de agua.

Eché el pie abajo de la cama dispuesto a prepararme para el desayuno mañanero y… allí estaba, golpeándome suavemente las sienes: el resultado de la salida nocturna de la noche anterior.

Sí, desde luego Leeds se había ganado a pulso el mérito de ser considerada la ciudad con más marcha nocturna de Inglaterra. Allí, sentado en el borde de la cama rebobiné…

Habíamos comido en el Restaurante Room; una comida exquisita con una atención no menos buena dentro de un ambiente un tanto minimalista. No faltó un detalle. Observamos que en todas las mesas de alrededor, e incluso en la terraza, lo habitual allí es tomar cocktails de champán. Y es que en Leeds parecen tomarse las salidas nocturnas a otro nivel. Nos fijamos en que todos suelen engalanarse bastante para las salidas de viernes y sábados; muy a la moda y elegantes y, sobre todo, nos dimos cuenta que allí los horarios de comienzo de la marcha son mucho antes que en España.

Club Mission

Hay bastantes zonas en Leeds donde tomarse alguna bebida antes de comer; bueno, y por supuesto, después de cenar. Quizás uno de los más conocidos sea el Revolution, en Millenium Square, cerca de nuestro hotel. También está muy ambientado The Living Room, en Greek Street, una de las callas que más algarabía tiene a esas horas. Sin embargo, el que muestra un aspecto extraordinario, pleno de marcha; un lugar donde dejarse llevar, beber y mover el cuerpo, es el Club Mission, uno de los clubes privados más conocidos de todo el Reino Unido. 5 salas de discoteca con cinco ambientes y decoraciones distintas; música a tope y mucha, mucha gente. Glamour, alcohol y música.

Marcha en Leeds 1Marcha en Leeds 2Marcha en Leeds 3

Pero eso había sido la noche anterior. Ya era nuevamente de día y nos esperaba otra caminata. Tras el nutrido desayuno del Radisson SAS, comenzó la visita de Harewood House.

La propiedad data del año 1837, pero el edificio original fue dejado y construido uno nuevo en 1753. Comenzando por las caballerizas, se construyó una mansión más acorde con las tendencias artísticas del siglo XVIII. Sólo los mejores artesanos y arquitectos trabajaron en la casa, entre ellos Thomas Chippendale, para quien esta casa se convierte en un auténtico muestrario de su obra.

La casa fue ocupada definitivamente en el año 1771 por Edwin Lascelles, primer Lord Harewood y, desde entonces, tras varias remodelaciones, hasta siete generaciones de Lascelles han habitado el hogar. En el siglo XX, incluso, se convirtió en Casa Real cuando la Alteza Real, la princesa Mary, hija de Jorge V y de la Reina Mary se trasladó a vivir a Harewood como esposa del sexto conde de Lascelles.

Harewood House

Hoy día, aunque Lord y Lady Harewood siguen viviendo en las habitaciones superiores, la casa está dedicada a Fundación desde mediados de los 80, y además adquirió la categoría de Museo en 1994, convirtiéndose en la primera casa en conseguir ese galardón. Pero si a mí algo me sorprendió sobremanera, aparte de sus riquezas mobiliarias, colecciones de cuadros, cerámicas y miniaturas, fue su “Below Stairs“. Allí, en la planta de abajo, pude revivir aquella serie de televisión que de más joven amenizó mis tardes, “Arriba y Abajo“. Pude pasearme entre cocinas, pasillos, puertas escondidas tras las bibliotecas y, en suma, por un momento experimentar cómo vivían los sirvientes de aquella mansión.

Harewood House

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Tras visitar todo aquel Museo, di una vuelta por los jardines y tuve la oportunidad de disfrutar de la Naturaleza, y después, asistir a una representación dentro del Planetario. Porque sí, no sólo hay jardines y lagos y mi lugares donde hacer fotografías, sino que también nos podemos perder visitando la Stupa Butanesa, hacer un pequeño crucero por el lago, visitar el Jardín de las Aves o entrar en el Planetario, sin contar los muchos conciertos que se celebran en aquellas inmensas campiñas (el domingo anterior habían dado un concierto allí mismo los Iggy Pop).

Harewood House es, sin duda, el lugar propio para ir con la familia a pasar el día en cualquier domingo soleado.

Nuestro domingo, sin embargo, se acabó en aquel planetario, porque nos tocaba volver a Leeds y continuar con la visita…

Harewood House

Recuerda que este post forma parte de la promoción Gana un Viaje a Leeds con Locura Viajes y Jet2

LocuraViajes.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos