Escrito por Tendenzias

Un coliseo en Nimes, Francia

El coliseo o anfiteatro de Nimes es quizás uno de los anfiteatros romanos mejor conservados del mundo de modo que se convierte en una de las visitas obligadas para todos aquellos que viajen a a ciudad de Nimes o de hecho a Francia. Una obra arquitectónica colosal, testigo del paso del tiempo, aprendamos un poco más sobre este hermoso anfiteatro en nuestro post Un coliseo en Nimes, Francia.

Urlaub in der Provence 18. - 21. Maerz 2008

Coliseo en Nimes, Francia | Historia

coliseo-nimes-francia

Se tiene conocimiento de la existencia de un asentamiento en lo que hoy es Nimes, desde el siglo VI a.C., cuando la tribu celta llamada Volcas Arecómicos, se asentaron en una fuente natural de agua, hoy centro del los espléndidos jardines de la Fontaine. 

Coliseo en Nimes, Francia – Historia | Dominación Romana

Hacia el años 120 a.C., Nimes pasa a formar parte del imperio romano, pero no como una ciudad conquistada, sino que la ciudad voluntariamente, quiso anexarse al imperio de Roma. Con la romanización la ciudad paso a llamarse Nemausa Galorromana, siendo uno de los principales aliados de César en su conquista de la Galia. 

César quiso nombrarla oficialmente colonia, un título muy difícil de conseguir y que Nemausa tampoco consiguió ya que César fue asesinado antes de otorgarla. También apoyaron al emperador Augusto en sus guerras contra Marco Antonio. 

El apoyo que Nemausa prestó al emperador Augusto sirvió para que por fin fuera declarada colonia del Imperio Romano además de recompensarles con un anfiteatro y un templo hoy conocido como Maison Carrée, unas termas, etc.

Incluso el símbolo de la ciudad, un cocodrilo encadenado a una palmera, un guiño a la ayuda recibida, ya que el cocodrilo simbolizaba el Egipto de Marco Antonio y su amada Cleopatra, vencido en la batalla de Actium gracias al apoyo de los nimeños ​​en el 31 a.C. Hoy en día podemos ver el cocodrilo y la palmera por toda la ciudad, en las aceras, baldosines, etc.

Con todo esto, poco a poco la ciudad de Nimes fue progresando y embelleciéndose, llegando a convertirse hoy en día en la ciudad mejor conservada de Francia durante la dominación romana.

Entre las muchas obras que el emperador Augusto financió y como ya hemos comentado antes, el anfiteatro de Nimes o Coliseum de Nimes es uno de los más importantes.

Construido durante el reinado del emperador Augusto a finales del siglo I d.C., el Coliseo de Nimes es una maravilla de la ingeniería romana . También conocido como Arena de Nimes, se trata de gran óvalo con una longitud de 133 m y una altura de 21 metros.

impresionante fachada resplandeciente con arcos y ornamentación. Un anfiteatro capaz de albergar hasta 20.000 espectadores, repartidos entre sus 34 terrazas. Esas 20.000 personas podían ser evacuadas en tan solo 15 minutos gracias al sistema de galerías o vomitorios.

El edificio tenía una altura de dos pisos en contraste con el coliseo de Roma, esto se debe a que el coliseo de Nimes fue construido 1oo años antes que el de Roma y todavía no se había inventado la bóveda de arista. La bóveda de arista nace con la necesidad de crear algún un tipo de bóveda capaz de soportar el peso de las plantas superiores. Pero este no era el caso, el coliseo de Nimes está construido sobre bóveda de cañón sencilla en arco, mucho menos resistente.

No obstante, no cabe duda que su construcción fue impecable ya que sigue en pie tras dos mil años de historia. Con 21 metros de altura, para su ejecución se utilizaron bloques de piedra de 3 toneladas de peso, éstas se levantaban con la ayuda de 3 hombres gracias a un nuevo sistema de construcción utilizando una gran rueda que a base de poleas conseguían elevar la piedra.

Estas piedras que conformaban los arcos se colocaban una sobre otra sin ningún tipo de argamasa, su tallado excepcional así como el formidable trabajo de cantería hacía que estas piedras encajaran perfectamente. Ayudados de unas estructuras de madera o encofrado iban levantando los muros para una vez colocada la última pieza retirar el encofrado.

La mano de obra que el imperio utilizó para la creación de sus grandes infraestructuras eran de dos tipos. En periodo de guerra, la mano de obra era los nuevos prisioneros o esclavos de los territorios conquistados, mientras que en época o periodos de paz, además de esclavos se utilizaba al ejército.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Estos recibían un sueldo por pertenecer al ejército romano, sueldo que se seguía pagando en época de paz, luego la mejor forma de hacer rentable, en estos periodos, al ejército era hacerles trabajar en las grandes construcciones.

En el coliseo de Nimes, como en todos los coliseos se pueden observar en la grada superior ciertas piedras con unos grandes agujeros verticales, que nos sorprenderán. Se trata del tejado móvil que tenían todos los grandes anfiteatros. Una especie de velas (velario), que se desplegaban en las horas de máximo calor y sol con el fin de que los espectadores pudieran presenciar el espectáculo lo más cómodamente posible.

Todo el pueblo de Nimes – entonces llamado Nemausus – se sentaba en función de su estatus o escala social desde donde veían los juegos. Éstos a menudo versaban sobre cacerías de animales, sobre todo animales exóticos producto de las conquistas africanas, así era bastante común asistir a espectáculos de cacerías con leones, tigres o elefantes.

Pero sin duda una de las mayores atracciones eran las luchas de gladiadores, donde éstos eran admirados como hoy en día lo son cualquier joven con cuerpo escultural. Pero dentro del espectáculo también se escondían las ejecuciones, ya que el anfiteatro era el lugar elegido para ejecutar la justicia arrojando al finado a la arena del coliseo mientras los animales tomaban cuenta del condenado.

Coliseo en Nimes, Francia – Historia | Edad Media

Tras la caída del Imperio Romano, las tribus bárbaras del norte de Europa invadieron toda Europa y Nimes no iba a ser una excepción. Los visigodos rápidamente vieron en el coliseo un lugar destacado como defensa militar gracias a su construcción sólida, su forma y sus arcadas, la función del coliseo pasó de celebrar juego antiguos a desempeñar un papel militar.

Poco a poco se fue transformando en fortaleza y posteriormente en castillo. Se construyó un foso para evitar el asalto de posibles invasiones y como centro de refugio de la población. Como castillo y con el nacimiento del feudalismo, tuvo un papel muy destacado en el siglo XII, convirtiéndose en la sede del Vizcondado de Nimes.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Coliseo en Nimes, Francia – Historia | La Ilustración

Tras la construcción de un palacio-fortaleza dentro del anfiteatro que se convertiría en su residencia, pronto se convertiría en el centro administrativo de la ciudad, mercados y comerciantes comenzaron a instalarse en su interior hasta llegar al siglo XVIII a albergar una población de unas 700 almas, todo un barrio se había desarrollado en su interior. Un barrio compuesto por aproximadamente cien casas y dos capillas.

Estas construcciones permanecieron dentro del coliseo hasta el siglo XVIII cuando una nueva corriente cultural y una nueva conciencia de los que significa la historia y la importancia del legado que civilizaciones anteriores habían dejado para nuestro deleite, la Ilustración salvó al anfiteatro de su declive lógico del pasar de los tiempos, finalizando su restauración en el año 1801.

Coliseo en Nimes, Francia – Historia | Actualidad

El coliseo de Nimes está actualmente completamente restaurado, y se ha convertido en una atracción turística popular y permite a la gente experimentar realmente como era en su día, para los espectadores romanos. Incluyendo una guía de audio interactiva y algunas exposiciones detalladas, el sitio es ahora un museo apropiado de su pasado. Sin embargo, más allá de su significado histórico, el Coliseo de Nimes se utiliza también para grandes eventos.

Con unas dimensiones de 133 m de longitud y 21 de altura, dos milenios después el coliseo de Nimes ha vuelto a recuperar la función para la que fue construido, entretener. Conciertos y Operas en verano hacen de este recinto un lugar fascinante para escuchar música con una acústica prácticamente perfecta.

Pero si en algo no ha cambiado el coliseo de Nimes a lo largo de los siglos es el servir de escenario para las peleas de animales, si antes luchaban gladiadores contra animales, ahora se trata de toreros contra toros. El espíritu es el mismo, uno de los dos morirá. Famosos en Nimes los festejos taurinos en Pentecostés y a finales de verano, la diferencia radica en que estos espectáculos en la época romana eran gratuitos y ahora cuesta dinero.

La huella romana en Nimes

image

La grandiosidad del Imperio Romano ha dejado su huella en gran parte de Europa, en las tierras aledañas al Mediterráneo, en cercanías de Oriente, entre tantos lugares. Para nuestra sorpresa, no sólo en Roma podremos encontrar fastuosos coliseos, los centros de entretenimiento en forma de anfiteatro.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);
image

En Nimes, una ciudad al sur de Francia, encontraremos numerosos recuerdos de los tiempos romanos bastante bien conservados, incluyendo un anfiteatro (la Arena de Nimes) capaz de deslumbrarnos por sus dimensiones y por su vigencia: en él, aún se celebran espectáculos taurinos.

El Coliseo de Nimes se encuentra en el corazón de la ciudad. Una ciudad que también suma construcciones fastuosas para su colección como un acueducto romano de la misma época atraviesa parte de la ciudad, que aunque no llega a la calidad y estado del acueducto de Segovia, considerado el mejor conservado del mundo, es uno de los pocos del antiguo Imperio aún en pie.

Acueducto de Nimes arriba y Acueducto de Segovia, abajo. Los acueductos romanos mejor conservados

Para continuar emulando a Roma, Nimes también conserva la Maison Carré, un templo romano increíblemente bien conservado. El resto de ruinas y museos, completan una no tan pequeña “Roma” en Francia. Nimes se muestra hoy, como una mezcla ecléctica de Roma, la influencia española, y por supuesto, la cultura francesa conviviendo en una misma ciudad. Todas éstas características, son evidentes tanto en la arquitectura, como en las costumbres de sus habitantes, incluyendo un festival taurino en mayo.

image

Y de cada época, también hay mucho que ver: los Jardines de la Fontaine, datan del siglo XVII e integran la lista de los jardines notables de Francia, o el Museo de arte Moderno (Carré d’art).

Situada a sólo veinte minutos en tren desde Montpellier, y a menos de cuatro horas desde París, con conexiones a cada hora, Nimes es sin dudas un punto imperdible de Francia, en donde nos sentiremos confundidos entre tanto para ver, y tantas influencias.

loadInifniteAdd(infinite_adv_4);

Coliseo de Nimes: Horarios y precios de las entradas

coliseo-de-nimes-horario-y-entradas

Si deseas visitar el Coliseo de Nimes, estos son los días en los que abren y cuáles son los precios de las entradas.

El Coliseo está abierto:

  • De noviembre a febrero de 09 a.m a 5 p.m. todos los días;
  • De Marzo a Octubre de 09 a.m a 6 p.m.
  • De  Abril a Mayo y Septiembre de 9 am a 6:30pm
  • En Junio de 09 a.m. a 7 p.m
  • En Julio y Agosto de 09 a.m. a 8 p.m.

La entrada cuesta € 7,80 por completo, € 5,90 reducida. Luego podéis sacar una entrada combinada del Coliseo de Nimes, Maison Carrée y el Tour Magne que € 9,90 por completo, € 7,60 reducido. Es gratis para menores de 7 años, y también tienen descuentos y tarifas para grupos.

El precio incluye además una audioguía en castellano, una guía muy completa con muchas e importantes explicaciones y una duración aproximada de 2 horas. En la visita podremos contemplar la parte interior del anfiteatro y sus gradas.

El coliseo de Nimes cuenta además con una serie de exposiciones donde poder ver recreaciones de luchas entre gladiadores así como vestimentas, armas y tácticas de ataque.

Si deseas conocer otros destinos disponibles y que no podéis perderos de Francia tenemos este otro post que seguro será de tu interés:

loadInifniteAdd(infinite_adv_5);

LocuraViajes.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos