Escrito por Tendenzias

Visita a la Basílica de San Pedro del Vaticano

La Ciudad del Vaticano puede que se haya convertido en uno de mis mejores recuerdos del viaje a Roma y sigue siendo la primera imagen que viene a mi mente cuando alguien me pregunta por mi experiencia en aquellas tierras.

basilica-san-pedro-vaticano-roma

Todo comenzó en España, en la búsqueda de un hotel que tuviera buenas recomendaciones y que nos saliera a muy buen precio. Buscando y, en unas fechas como son las de enero, había opciones bastante interesantes y una de ellas fue el hotel que escogimos, Fragrance Hotel St Peter.

Está a pocos minutos de la Ciudad del Vaticano, además de que puedes ver la cúpula de la misma desde las habitaciones del hotel, por lo que cogimos la maravillosa costumbre de ir a todos los lados pasando por la Plaza de San Pedro, tanto a nuestras idas como a nuestros regresos al hotel. Este pequeño hábito hizo que viéramos el Vaticano con todo tipo de iluminación y disfrutáramos de las vistas con la calma que uno encuentra en la nocturnidad.

vaticano-noche

Así, poco a poco y como quien no quiere la cosa, acabé rendida ante la sensación que me producía la globalidad del lugar: la arquitectura, el silencio nocturno, la expectación (propia y de los visitantes), la iluminación… Fue de esos lugares con los que uno siente que ha conectado.

columnas-vaticano

A pesar de que era enero y que la cantidad de turistas era bastante inferior a la de otras temporadas del año, el lugar estaba lleno de voluntarios que atendían las dudas con la mayor de las sonrisas. Parecía que se podía palpar el entusiasmo de aquel que sabe que va a desenvolver un regalo y tiene la esperanza de que sea algo grandioso, voluntarios que miraban con sonrisas cómplices y turistas que caminaban con ansia para saber qué se escondía detrás de la Puerta Santa. Entre ellos, yo, por supuesto.

El interior de la Basílica de San Pedro

basilica-san-pedro-interior

Para pasar al interior de la Ciudad del Vaticano es necesario pasar por un cordón de seguridad en el que te piden que dejes todos los objetos metálicos, bolsos y abrigos incluidos. A penas se tarda unos minutos pero ve con la idea de que va a ser un requisito que tendrás que cumplir para poder pasearte por el interior de la Plaza de San Pedro como entrar al interior de la Basílica.

La gran fortuna de las temporadas bajas es que hay turistas, sí, pero no hay que preocuparse por las colas inmensas ni el calor infernal para poder entrar a ningún lugar. Realmente, la única cola que tuvimos que hacer fue para entrar subir a la cúpula y porque estaba cerrado temporalmente.

Para poder dejarse llevar por la magnificencia del sitio es necesario conocer un poco de historia, si no estaremos viendo un edificio enorme y lleno de arte pero al que puede costar darle un sentido.

Historia de la Basílica

La historia narra que debajo del altar mayor se encuentra enterrado San Pedro, uno de los doce apóstoles de Jesús de Nazaret y que es considerado como el primer obispo de Roma.

Bien es cierto que el edificio que tenemos ante nosotros comenzó a construirse en el año 1506 pero en este mismo lugar han habido iglesias desde el siglo IV. En la actualidad, la basílica está considerada como la iglesia cristiana con mayor espacio interior y es que abarca unas 2,3 hectáreas.

obelisco-vaticano-neron

El obelisco egipcio que se encuentra en la Plaza de San Pedro estaba en el Circo de Nerón, el cual fue traído desde Calígula en el año 37. Este obelisco es un recordatorio del martirio y la crucifixión de San Pedro, puesto que junto a él recibió dicho trato.. Los cristianos fueron acusados del gran incendio que se produjo en Roma en épocas de Nerón, lo que provocó el desenlace final de San Pedro, quien pidió que lo crucificaran boca abajo para no morir de igual manera que Cristo, al considerarse indigno de un mismo final.

Son muchos aspectos los que se pueden descubrir de esta basílica. Por ejemplo, veréis una gran cantidad de esculturas en el exterior y en la parte superior de la fachada, donde están representados los doce apóstoles y diferentes santos.

basilica-san-pedro-santos

A su vez, para entrar en la basílica tendréis cinco puertas diferentes (no todas están abiertas): «Puerta de la Muerte», «Puerta del Bien y del Mal», «Puerta de Filarete», «Puerta de los Sacramentos» y «Puerta Santa». Cada una de ellas cumple una función diferente, por ejemplo, la Puerta de la Muerte suele utilizarse para el cortejo del fallecimiento de un Papa.

basilica-san-pedro-papa

Una vez en el interior de la Basílica, nada más entrar a la derecha, os encontraréis con mucha probabilidad un gran grupo ante una vitrina. Ahí está la Piedad de Miguel Ángel, una escultura de mármol que fue tallada en 1498 y 1499 donde podemos ver a una joven Virgen María sosteniendo el cuerpo muerto de Cristo.

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);
la piedad miguel angel

A lo largo del recorrido que hagáis por su interior, iréis encontrando otras esculturas y figuras que captarán toda vuestra atención: el baldaquino de San Pedro, monumentos a diferentes Papas, tumbas Papales, el relieve de León I el Magno expulsando a Atila, entre otros.

Vistas desde la Cúpula de la Basílica de San Pedro

vaticano-vistas-basilica

Si tenéis la suerte de que disfrutéis de un buen día en Roma, no perdáis la oportunidad de subir a la cúpula de la Basílica que se encuentra a una altura de 136,57 metros y os ofrecerá unas vistas sensacionales de la ciudad.

Ésta es la cúpula más alta del mundo y fue construida entre 1547 hasta 1590, donde podréis leer inscripciones en latín como Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia. A ti te daré las llaves del reino de los cielos. 

cupula-basilica-san-pedro

En lo alto de la cúpula encontraréis zonas donde poder reposar un poco mientras disfrutáis de unas vistas sensacionales. Desde allí podéis divisar los grandes monumentos de Roma.

A tener en cuenta. La subida la podéis hacer por ascensor en gran parte (muy recomendable) y luego terminar de subir por unas escaleras muy estrechas y que se van curvando, generando una sensación un poco angustiosa pero que se puede soportar.

subir-a-la-cupula-vaticano

Importante tener esto en cuenta para aquellas personas que tengan cierta sensación de claustrofobia o que no lo pasen muy bien con las escaleras de caracol. Eso sí, la subida y la bajada la puedes hacer a tu ritmo, puede generes cola pero no va a haber forma de que alguien te adelante.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Necrópolis Vaticana

En la ruta que habíamos ideado para conocer Roma habíamos incluido la Necrópolis Vaticana como uno de los lugares que queríamos conocer pero, finalmente, tuvimos que dejarlo a un lado por cuestiones de horarios, así que no puedo contaros mucho de forma personal al respecto.

Lo que sí puedo compartir con vosotros es la historia del mismo. Volvamos a la época de Nerón y al incendio que antes comentábamos, a las numerosas ejecuciones de cristianos en el Circo de Nerón.

Las catacumbas que se realizaron simplemente se quedaron sepultadas bajo montones de tierra, no fueron destruidas, por lo que cuando comenzaron las excavaciones para encontrar los restos de San Pedro en el siglo XX, se encontraron que los sepulcros que estaban bajo la basílica se habían conservado perfectamente.

Así que, si visitas el Vaticano podrás recorrer las Grutas Vaticanas y la Necrópolis. En esta última destaca la presencia de elementos paganos como el dios Baco.

Museos Vaticanos

Ir a Roma y no ver los Museos Vaticanos puede ser un tremendo error. Personalmente, no podía hacerme a la idea de estar allí y no ver la Capilla Sixtina, después descubrí que había muchísimas más obras de arte y ruinas arqueológicas que hubiera sido una pena máxima no verlas por mí misma.

Para no alargar este artículo hasta lo interminable, os recomiendo que sigáis leyendo sobre nuestra visita a este museo en el artículo “Museos Vaticanos“, donde os hablamos de las entradas, las audioguías, qué podréis ver allí y algunos datos a tener en cuenta.

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

LocuraViajes.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos