Dubrovnik ¿qué ver? Nuestra guía por la ciudad

Dubrovnik es conocida como la perla del Adriático, una ciudad que mantiene en muy buen estado su casco histórico, lo que nos permite disfrutar de un lugar con un encanto inigualable: murallas, fortificaciones, palacios, monasterios, playas, puerto, gastronomía... Os contamos qué ver en Dubrovnik. La belleza de Dubrovnik no solo está en sus murallas y […]
LocuraViajes.com

Dubrovnik es conocida como la perla del Adriático, una ciudad que mantiene en muy buen estado su casco histórico, lo que nos permite disfrutar de un lugar con un encanto inigualable: murallas, fortificaciones, palacios, monasterios, playas, puerto, gastronomía… Os contamos qué ver en Dubrovnik.

La belleza de Dubrovnik no solo está en sus murallas y en el encanto de una ciudad fortificada, sino en sus callejuelas, en los adoquines blancos, en el reflejo del sol sobre los mismos, en poder perderse y seguir encontrando belleza en cada rincón. Es más, una de las recomendaciones que os haría es deis tiempo para recorrer la ciudad más allá de la calle principal, veréis que vais a descubrir interesantes artistas locales, vistas y edificios encantadores.

Una ciudad amurallada que se ha convertido en un reclamo mundial, lo que implica que tanta belleza la vas a tener que compartir con un montón de turistas a cualquier hora del día, aunque bien es cierto que durante la noche el nivel de visitantes es menor y mucho más cómodo.

Dubrovnik es una ciudad moderna pero que tiene unas murallas que nos hablan de años de historia y que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Un lugar que está lleno de atractivos turísticos que te contamos en este artículo:

Los antiguos nombres de la ciudad de Dubrovnik

Dubroknik está rodeada de la montaña de San Sergio, un lugar desde el que podréis admirar unas vistas increíbles del Mediterráneo. El nombre de esta ciudad ya nos va a dar mucho para pensar,

Dubrovnik proviene del término Dubrava, que significa bosques de robles. Estos eran los árboles que cubrían las montañas de San Sergio, construido en las laderas del centro de la ciudad antigua y que antes se llamó Ragusa.

Esta ciudad también llegó a denominarse como la “Atenas eslava” por su excepcional desarrollo cultural y artístico de la zona.

Si nos remontamos a las leyendas, se cuenta que el caballero Roldán acudió a ayudar a la ciudad asediada del invasor y del que se cree que llegaron a hacer cantares que han hecho que su figura no se pierda a pesar del paso de los años.

Puerta de Pile

La entrada al casco histórico de la ciudad es por la Puerta de Pile, a la que hay que acceder a través de cruzar un puente de piedra y un puente levadizo que a día de hoy sigue en funcionamiento. Si miráis bajo el puente encontraréis unos frondosos jardines que son perfectamente visitables, anteriormente era un foso con agua.

Una de las curiosidades de esta puerta es que cuenta con dos puertas distintas. La puerta exterior (que se puede ver en la fotografía) es de 1537, es de la época renacentista y cuenta con una estatua de San Blas en la parte superior, el cual es el patrón de la ciudad. La puerta interior es la más antigua, siendo de estilo gótico, a la cual se puede acceder bajando por unas grandes escaleras de piedra.

Recorrer las murallas de Dubrovnik

El recinto amurallado, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, se construyó entre los siglos XIII Y XIV, siendo reconstruidos desde 1461 a 1463. Son casi 1940 metros de murallas que protegían a la ciudad; la entrada principal era la Puerta de Pila y en el lado oriental estaba la Puerta Ploce.

La ciudad de Dubrovnik cuenta con cinco fortalezas, tres de las cuales forman parte de las murallas y podréis recorrerlas, la fortaleza de Minčeta, Bokar y San Juan. Fuera de la muralla pero en la proximidad se encuentra la fortaleza de Lovrijenac en el oeste y en el este Revelin. También veréis 16 bastiones y 120 cañones.

Hay tres entradas diferentes para acceder a las murallas la Puerta de Pile, la Fortaleza de San Juan y la Torre de San Lucas. El recorrido es de un solo sentido y tenéis que hacerlo en dirección contrario a las agujas del reloj. El precio de las entradas es de 150 kunas, lo que viene a ser 20 euros.

Advertisement

Una de las experiencias más bonitas ha sido poder recorrer la ciudad desde las murallas. Si tenéis la opción de gastar un poco más de dinero es una de las opciones más recomendables ya que podréis disfrutar de unas vistas impresionantes. Nosotros escogimos ir temprano para evitar las altas temperaturas en una zona en la que no hay sombra, pero si tenéis la opción no dudéis en escoger ver el atardecer desde las murallas.

Veréis que en vuestro recorrido por las murallas encontraréis algunos bares con estupendas vistas al mar y la posibilidad de tomar el sol en la zona inferior de la muralla, sobre las rocas, pudiendo bañaros allí mismo.

Disfrutar de las murallas implica recorrerlas por encima como por la calle, donde podréis disfrutar de vistas y ángulos impresionantes de las mismas ¡A las fotos me remito!

Podéis encontrar guías y tours que combinan conocer la ciudad con un paseo por las murallas, nosotros optamos por una guía oficial privada para todo el grupo y la verdad es que el precio y la calidad del tour iban de la mano.

Torre Minčeta

Advertisement

Vamos a destacar la fortaleza Minčeta, la cual se encuentra en el interior de la muralla y es una de las fortalezas mejor conservadas. Se encuentra en la parte superior de la ciudad, protegiéndola de los posibles ataques del norte. Se puede subir a la parte superior de la fortaleza, la cual se encuentra en estupendo estado, y disfrutar de las vistas sobre la ciudad.

Como detalle interesante, durante todo el año suele ondear la bandera de Croacia o, en el verano, es posible ver la bandera de «Libertas» ondeando.

Fuente de Onofrio

La Gran Fuente de Onofrio destaca por sus grandes dimensiones, siendo una fuente de piedra con una estructura poligonal de 16 caras y 16 bocas esculpidas como máscaras de las que sale un agua fresquísima. En la parte superior del mismo distinguiréis una oscura cúpula en la parte superior.

Esta fuente fue construida en 1438 por el arquitecto napolitano Onofrio della Cava. Esta fuente se levantó al final de acueducto subterráneo, la cual veréis nada más entrar por la Puerta de Pile y frente al Monasterio de las Clarisas.

Calle Stradun

Advertisement

La calle Stradun o Placa se trata de la calle principal de Dubrovnik, que une la Puerta Pile con la Puerta Ploče. Esta calle fue construida a finales del siglo XI y divide la ciudad vieja en dos mitades, siendo hoy un lugar que se llena de turistas y comercios destinados a dicho público.

Esta hermosa calle destaca por la luz que emite sus piedras y los edificios de estilo barroco colindantes. En concreto, la calle está pavimentada en piedra caliza, tal y como se hizo en 1468 y tuvo que volver a ser reconstruida tras el terremoto de 1667.

Esta calle también se convierte en el escenario de las celebraciones populares, como las procesiones del patrón.

El puerto viejo

Situado en el lado opuesto de la ciudad vieja, el puerto estaba protegido por la fortaleza de Sveti Luka. Fue construido en el siglo XIV por el ingeniero Milicevic Paskoje, que añadió además un bastión. La construcción del rompeolas comenzó en 1484 con el fin de proteger al puerto de los vientos que azotaban del sur.

En el puerto podréis encontrar algunos restaurantes interesantes donde comer y disfrutar de las diferentes influencias de la gastronomía. Nosotros cenamos en Gradska Kavana Arsenal, un lugar precioso y con vistas al puerto, donde podréis disfrutar de pescados del día.

Advertisement

Palacio Sponza

El Palacio Sponza fue sede de la Aduana durante la República de Ragusa, aquí también se encontraba la casa de la moneda, el tesoro de la nación y se forjaban las armas. Este edificio también fue utilizado como la sede de la Academia del Conocimiento.

Se trata de un bello edificio de estilo gótico renacentista que se conserva en su forma original, está justo al lado de la catedral. Afortunadamente el palacio no fue dañado en el terremoto de 1667, hoy es un lugar que sirve como archivo histórico.

Torre del reloj

La Torre del reloj se trata del campanario de Dubrovnik, que se encuentra en la plaza Luža, al final de la calle Stradun. Fue construido en el año 1444 y reconstruida en 1929 debido al daño que sufrió la estructura tras un terremoto (año 1667) que afectó a toda la ciudad. Esta torre la podréis ver desde distintos lugares del a ciudad, ya que alcanza los 31 metros de altura.

Si os fijáis en la fotografía veréis que bajo el reloj hay una esfera de color dorado que representa las fases de la luna y, más abajo, podréis ver un reloj digital que señala las horas en números romanos.

Advertisement

Tal y como podéis ver en esta fotografía, en el interior del mismo se encuentran dos esculturas de color verde, conocidas como Zelenci o Bara y Mara. Ambas figuras son reproducciones y las originales las podréis ver en el Museo de Cultura e Historia en el Palacio del Rector, el cual está ubicado al lado. Estas dos esculturas indican las horas en punto del reloj ubicado más abajo, también señalan las y media. Dicen que la campana pesa más de dos toneladas y fue hecha por Ivan Rabljanin.

Palacio del rector

Una de las curiosidades de la ciudad de Dubrovnik es que se escogía a un rector cada mes, de tal manera que nunca llegaban a encariñarse del todo con dicho estatus. En este tiempo, el rector no tenía la posibilidad de abandonar el palacio y se convertía durante la noche en el guardián de las llaves de la ciudad, quedando las puertas de Pila y Ploča cerradas hasta que por la mañana, devolvía las llaves y todo volvía a empezar. En la entrada del edificio podréis leer “Obliti privatorum publica curate”, lo que viene a ser «Olvide lo privado y preocúpese por lo público«.

El interior del palacio también era utilizado como cárcel, juzgado, armería, polvorín (con sus respectivos accidentes y consecuencias), salas para el Gran y Pequeño Concejo. Hay muchas historias sobre las dependencias de la cárcel pues cuentan que es una de las mejores acústicas de Dubrovnik y, por tanto, se debía de escuchar por toda la ciudad el lamento de los presos.

Advertisement

Hoy día se ha convertido en un museo donde podréis encontrar una gran variedad de obras, muebles antiguos, ver la prisión, armas antiguas, entre otros.

Catedral de Dubrovnik

¿Sabías que la catedral de Dubrovnik tiene su propia leyenda? Se dice que esta catedral pudo ser levantada gracias a una donación de Ricardo Corazón de León, Ricardo I de Inglaterra, como agradecimiento por salvarle la vida en un naufragio frente a la Isla de Lokrum.

La iglesia actual es de principios del siglo XVIII, de estilo barroco, que fue construida tras el terremoto de 1667 y que quedó completamente destruida tras construirse en el año 1200, era de estilo románico. Primeramente, en este mismo lugar, se había construido una iglesia del siglo VI.

En el interior, al cual se puede acceder pagando un pequeño donativo, se encuentra el Tesoro (reliquias, como los restos de San Blas, y relicarios de piedras preciosas), destaca una Madonna que ha sido atribuida a Rafael y un políptico llamado “Asunción de María” de Ticiano del año 1552.

Monasterio de los Dominicos

Construido en 1315 en la muralla de la ciudad. Posee obras de arte de artistas italianos y croatas, así como los restos del Rey Esteban I de Hungría.

Advertisement

Una visita que vale la pena, la isla es una reserva natural. Posee bosque Mediterráneo y unas vistas maravillosas y un destacado jardín botánico.

Escalinata

Hemos querido incluir esta escalinata dentro de los puntos turísticos de Dubrovnik pues resulta curiosa y sorprendente, sobre todo si habéis estado anteriormente en Roma ¿No os recuerda a la escalinata de la Piazza Spagna?

Aquí podéis ver una escalinata barroca que fue diseñada por el arquitecto romano Pietro Passalacqua, en el año 1738.

Fortaleza Lovrijenac

La Fortaleza Lovrijenac, Fortaleza de San Lorenzo, se encuentra en la parte oeste de la ciudad, siendo una de las fortalezas construidas para defender la ciudad pero no forma parte de la muralla. Se encuentra sobre un acantilado que alcanza los 37 metros de altura, un lugar y altura estratégica desde la que se podía vigilar la ciudad tanto por tierra y por mar, siendo uno de los iconos de la la resistencia de Ragusa ante el dominio de Venecia.

Advertisement

En el siglo XI los habitantes de la ciudad construyeron la primera fortificación en un tiempo récord. Más adelante, en los siglos XV y XVI reforzaron la misma para aumentar el grosor de sus muros y mejoran sus resistencia. Tras el terremoto de 1667 quedó en muy mal estado y hace relativamente poco que ha sido recuperada.

En uno de los accesos a la fortaleza aparece la famosa frase que podréis ver en la ciudad, No Bene Pro Toto Venditur Auro Libertas, lo que viene a ser «La libertad no se vende por todos los tesoros del mundo». Una clara demostración de intenciones ante todos aquellos que querían conquistar la ciudad, Ragusa no se vende.

Dubrovnik Juego de Tronos

Todos los seguidores de Juego de Tronos sabréis que la ciudad de Dubrovnik ha sido escenario de muchísimas filmaciones de la misma. La fortaleza Lovrijenac representó la Fortaleza Roja, el nombramiento del rey Joffrey, conversaciones entre Cersei y Meñique, la escena en que el Perro salva a Sansa de una violación, entre otros.

Advertisement

La escalinata que os hemos mostrado anteriormente ha sido escenario de Juego de Tronos ¿Recordáis a Cersei bajando al grito de «Shame!» para cumplir su penitencia?

Playas de Dubrovnik

Alrededor de Dubrovnik se pueden encontrar distintos tipos de playa, de rocas, de guijarros, playas con arena o sin ella. Playas como Dubrava o Babin Kuk. Aguas cristalinas con una buena temperatura para disfrutar.

La fotografía que os compartimos es de Sveti Jakob, una playa de guijarros que se encuentra a poco más de un kilómetro de Banje y que es menos frecuentada, ya que hay que llegar hasta allí en coche o con un largo paseo.

Dónde comer en Dubrovnik

Una de las cosas que nos llamaron mucho la atención es que no hay una gastronomía típica, por así decirlo. La gastronomía de Dubrovnik es una combinación de las distintas influencias que ha tenido a lo largo de la historia. Veréis que la oferta gastronómica es muy grande y muy amplia pero no siempre es de calidad. Os dejamos un artículo donde podréis ver platos típicos de Croacia y recomendaciones de restaurantes para Dubrovnik.

Advertisement

Os compartimos más artículos de nuestra ruta en coche por Croacia:

También te puede interesar