Escrito por Tendenzias

Edificio Chrysler: dónde está, cómo visitarlo e historia

El paisaje neoyorquino está representado básicamente por sus grandes estructuras, sus rascacielos. Una ciudad en constante competición por alcanzar la gloria, la cima, el cielo. Este es el caso del Edificio Chrysler, una construcción que desafía al tiempo, una pieza más que destacada del art decó o lo que algunos han venido a llamar gótico futurista. En nuestro artículo vamos a conocer algo más sobre este emblemático edificio, dónde está, como llegar hasta el o cual es su historia. 

Dónde está el Edificio Chrysler y cómo visitarlo

Para poder visitar el emblemático Edificio Chrysler, deberemos viajar a la ciudad de Nueva York, más concretamente al centro de Manhattan. Situado en la Avenida Lexington nº 405, junto a la estación Grand Central. Para desplazarse por Manhattan lo más recomendable es utilizar el servicio de metro o tren.

Las líneas de metro que tienen parada cerca del Edificio Chrysler son:

  • Metro: líneas 4, 5, 6 y 7 – Estación Grand Central-42nd St.

Además del metro, otro servicio muy cómodo para movernos por la ciudad es utilizar el sistema de trenes. Las líneas más cercanas son:

  • Trenes: B, D, F, H, N, Q, R y S

El Edificio Chrysler hoy en día no puede visitarse ya que se trata de un edificio de oficinas, pero su vestíbulo si se puede visitar en el horario de oficinas. Su horario es de 8:00 a 18:00 de lunes a viernes, la entrada es gratuita teniendo una entrada directa al vestíbulo del edificio desde la parada de metro de Grand Central.

Historia del Edificio Chrysler

Si nos situamos en la década de los años ’20, en Estados Unidos se vivía una verdadera fiebre de abundancia, era la época de la prosperidad, por algo fueron llamados “los felices o locos años 20”. Nueva York en los años 2o era un verdadero mercado financiero, movimientos de dinero de todo el mundo terminaban el la ya famosa bolsa de la ciudad.

Era el momento de la Industria Automovilística, el comienzo de la automoción, la bolsa subía estrepitosamente y la alegría en el pueblo americano parecía no tener fin. Nuevos avances tecnológicos como los primeros electrodomésticos, la radio o los automóviles comenzaban a hacer más fácil la vida en las ciudades, naciendo lo que hoy se conoce como consumismo.

La prosperidad se respiraba en todos los sentidos incluida la música, donde nacía el Jazz, el cine con color. En arquitectura una nueva tendencia venía de Europa, el art decó. Un estilo vanguardista acorde con los tiempos donde el cristal y el metal proporcionaba un estilo mas elegante, liviano, estilizado, geométrico y sobre todo moderno.

La isla de Manhattan hasta ahora deshabitada, comienza a llenarse de edificaciones, edificios altos, la mayoría hoteles. Pero con la llegada de los años 20, las nuevas técnicas y los nuevos materiales permitirían construir edificios más modernos y con formas mas atrevidas. Sólo faltaba mano de obra para construir tanta edificación, pero ésta llegaba por cientos o miles al puerto de Nueva York en forma de emigrantes europeos, en su gran mayoría.

Los negocios reportaban grandes beneficios y los grandes magnates ahora no competirían sólo por ventas, sino que ahora también competirían por construir el edificio mas alto, mas elegante, mas moderno y sobre todo mas bonito o impresionante. Entre estos magnates se encontraba Walter P. Chrysler, quien era el fundador de automotrices Plymouth y Desoto Motor y propietario de la Dodge Brothers. Walter P. Chrysler había fusionado las tres empresas bajo un sólo nombre Chrysler Motors, y quizás como representación física de su inmensa fortuna quiso construir el edificio más alto del mundo.

Fábrica de Chrysler

El proyecto para el nuevo edificio se le encargo al arquitecto William van Allen, quién diseño un bonito edificio utilizando las últimas tecnologías del momento y con un cierto aire Europeo, utilizando el estilo que ahora se imponía en Europa, el art decó. El edificio diseñado sería el primero en utilizar acero inoxidable para su estructura exterior.

La torre sería la mas alta construida hasta el momento, sería una torre alta , esbelta con una bonita corona de acero y una aguja. Las obras comenzaron el 19 de septiembre de 1928 con la ceremonia de la puesta de la primera piedra, ésta se situó en la confluencia de las calles 42 y Lexington Avenue.

Pero esta idea no era la única, unas manzanas más abajo otra torre se estaba comenzando a construir con las mismas intenciones que el edificio Chrysler. Este edificio era el Bank of Manhattan Trust Building, en el Lower Manhattan y mas concretamente en el nº 40 de Wall Street, hoy mas conocido como la Torre Trump. Este edificio había sido diseñado para alcanzar una altura de 256 m y 68 plantas. 

loadInifniteAdd(infinite_adv_1);

Skyline Nueva York

El Bank of Manhattan Trust Building, medía 1 metro más que la torre o edificio Chrysler. Cuando se inauguró el  Bank of Manhattan Trust Building, ambos rascacielos parecían tener la misma altura, aunque todo parecía que el gran perdedor iba a ser el Edificio Chrysler.

Pero entre los secretos de la construcción, nadie sabía que Walter P. Chrysler había pedido construir una aguja en lo alto de la torre, esta aguja era un proyecto totalmente desconocido por todo el mundo, hasta el punto de haberse construido en un lugar apartado y secreto. Se construyo en piezas y así se trasladaron hasta el edificio, sin que nadie lo advirtiese para posteriormente ensamblarlas y colocarlas en la parte más alta del edificio.

El 23 de octubre de 1929, se instaló la base de la aguja en la planta 66 y en 90 minutos ya estaba totalmente instalada, alcanzando los 282 metros de altura y convirtiéndola en la torre más alta del mundo. Ahora era 36 metros más alta que el Bank of Manhattan Trust Building. La inauguración del edificio Chrysler fue el 28 de mayo de 1930. Pero la alegría no duró muco, en 1931, otro edificio le arrebataría dicho titulo, se trataba del Empire State Building con sus 381 m de altura.

Curiosidades del Edificio Chrysler

Entre las curiosidades cabe destacar que el Chrysler Bulding es el rascacielos más valorado por los neoyorquinos, según los datos arrojados por una encuesta realizada por el Museo de los Rascacielos en el año 2005, es el rascacielos preferido por los habitantes de Nueva York.

Cuando  se construyó la torre y teniendo en cuenta que el edificio iba a ser la sede de la compañía automovilística Chrysler, se incluyeron una serie de elementos automovilísticos como las gárgolas fabricadas con los radiadores de los coches o los adornos de la fachada que son tapacubos.

loadInifniteAdd(infinite_adv_2);

Otro detalle ornamental son las 8 águilas tan características de la torre, diseñadas por Van Alen, fueron fabricadas con Acero Nirosta, el mismo que se utilizó para la construcción del Vertex Building.

En el vestíbulo podemos disfrutar de su decoración art déco, una mezcla de mármoles, granitos y acero inoxidable. Si miramos hacia el techo podremos admirar el precioso mural representando el progreso del transporte, obra de Edward Trumbull. Mencionar sus treinta ascensores, impresionantes, ascensores que en su día fueron los más rápidos de la ciudad de Nueva York.

Vestibulo Edificio Chrysler Nueva York

Algo característico de los grandes rascacielos de Nueva York son sin duda, los miradores. Esas terrazas que bordean la edificación y que proporcionan unas vistas fascinante de la ciudad.

El Chrysler Building también tenía un bonito mirador público, éste después se convirtió en un bonito restaurante con vistas. Con el paso de los años el edificio fue quedando vacío y sin mantenimiento hasta que el gobierno ofreció ayudas para la rehabilitación de edificios históricos.

También te puede interesar:

loadInifniteAdd(infinite_adv_3);

LocuraViajes.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos