La Casa donde nació Adolf Hitler: historia y guía turística para visitarla

El 20 de abril de 1889 nacía en una casa de Braunau am Inn (Austria) Adolf Hitler, la cual concretamente se encuentra situada en Salzburger Vorstadt. Vivió en ella un corto período de tiempo, ya que la familia decidió luego mudarse a Linz poco después de su nacimiento. No obstante, se trata de un apartamento […]

El 20 de abril de 1889 nacía en una casa de Braunau am Inn (Austria) Adolf Hitler, la cual concretamente se encuentra situada en Salzburger Vorstadt. Vivió en ella un corto período de tiempo, ya que la familia decidió luego mudarse a Linz poco después de su nacimiento. No obstante, se trata de un apartamento que ha conseguido resistir el paso del tiempo, convirtiéndose así en motivo de visita para una amplia variedad de turistas cada año, pero que también ha estado envuelta en un cierto halo de controversia, sobre todo después de que la heredera original la pusiera a la venta, y el Gobierno austríaco decidiera comprarla con el fin de evitar que pasara a formar parte de un auténtico peregrinaje nazi. Hoy queremos hablarte sobre esta peculiar y curiosa casa…

La Casa donde nació Adolf Hitler

Braunau am Inn es, todo hay que decirlo, una ciudad maravillosa, encantadora, que encontramos en Austria, con una población verdaderamente pequeña, de aproximadamente 17.500 personas. Se encuentra situada a la orilla sur del río Inn, el cual separa Austria de Alemania.

Y en la ciudad podemos visitar la calle Salzburger Vorstadt, donde el 20 de abril de 1889 nació oficinalmente Adolf Hitler, concretamente a las 6:30 pm del domingo de Pascua. De hecho, el 12 de marzo de 1938, después del Anschluss (conexión) de Alemania y Austria, la calle pasó a llamarse Adolf-Hitler-Strasse, para luego volver a recuperar su nombre original, tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

En dicha calle todavía hoy en día se mantiene en pie un edificio de color amarillo de tres pisos, donde Hitler nació en el antiguo Gasthof zum Pommer o Gasthof des Josef Pommer. La dirección original del edificio era Salzburger Vorstadt 219.

La particularidad del lugar es que, en sí misma, la casa donde oficialmente nació Hitler en Braunau am Inn no está marcada ni señalizada, a excepción de una gran piedra de granito llegada directamente desde Mauthausen que fue colocada en la esquina en el año 1989, en el centésimo aniversario del nacimiento de Hitler. En la misma se puede leer: «Por la paz, la libertad y la democracia, nunca más el fascismo, millones de muertos protestan».

La citada piedra se encuentra frente al mismo lugar donde nació Hitler, y proviene de la cantera del campo de concentración de Mauthausen. Se da la circunstancia de que el propio Hitler, quien planeaba retirarse a Linz después de la Guerra, planeaba usar granito del lugar para la construcción de nuevos edificios.

Como única curiosidad, en el centro de la decoración de hierro que encontramos sobre la puerta de entrada principal, podríamos distinguir las iniciales “MB”, que supuestamente representaría a Martin Bormann, antiguo secretario de Hitler, y su mano derecha.

Descubre: 5 lugares imprescindibles de la Segunda Guerra Mundial para visitar

La historia de la casa donde nació Hitler después de la guerra…

Lo cierto es que durante décadas el edificio ha estado vacío. Y, desde entonces, se ha convertido en un auténtico debate sobre qué hacer con él, especialmente desde que el Ayuntamiento de Braunau am Inn haya estado alquilando la vivienda abandonada con el fin de evitar que se convirtiera en un centro de peregrinación nazi.

Así, finalmente el Estado austríaco decidió expropiar la vivienda en 2017, recibiendo la enérgica protesta de la heredera original de la vivienda, quien exigía una mayor compensación por dicha expropiación. Y mientras se planteaba la posibilidad de derribarla, o incluso de construir una especie de museo en homenaje a las víctimas, este año parece haberse escrito la última de las historias.

Y es que recientemente hemos conocido que el Tribunal Supremo austriaco ponía finalmente fin a la dilatada batalla judicial en torno a la la casa donde nació en 1889 Adolf Hitler. Así, el tribunal fijó que la heredera recibirá una indemnización de 812.000 euros. Y, finalmente, se ha abierto un concurso de arquitectos para transformar el lugar.

No obstante, pocos meses después, concretamente en el mes de noviembre de este mismo año, conocíamos cuál sería el final para el edificio: pasará a convertirse en una comisaría de policía, en un intento por evitar que acabe convirtiéndose en un sitio de peregrinación para los neonazis.

Y, de acuerdo al propio Ministro del Interior de Austria, el uso de la casa por parte de la policía acabará por convertirse en una señal inequívoca de que este edificio nunca servirá como conmemoración del nacional socialismo.

También te puede interesar