La Traída del Gofio y Agua en Agüimes (Gran Canaria): por qué no debes perdértela

La isla de Gran Canaria se convierte en un lugar maravilloso, único para visitar cuando deseas disfrutar de unas vacaciones relajantes en medio del Océano Atlántico. Y es que aunque las Islas Canarias, y en particular la isla de Gran Canaria, son ampliamente conocidas en todo el mundo por sus maravillosas y únicas playas (se […]

La isla de Gran Canaria se convierte en un lugar maravilloso, único para visitar cuando deseas disfrutar de unas vacaciones relajantes en medio del Océano Atlántico. Y es que aunque las Islas Canarias, y en particular la isla de Gran Canaria, son ampliamente conocidas en todo el mundo por sus maravillosas y únicas playas (se convierten, de hecho, en un destino de sol y playa sumamente popular entre la mayoría de los turistas que las visitan cada año), la realidad es que también ofrece la posibilidad de disfrutar de lo mejor del turismo rural, ya que es posible disfrutar de su encantadora naturaleza, llena de pinos, laurisilva y especies endémicas que solo podrás disfrutar en el Archipiélago.

Si alguna vez has viajado a la isla, probablemente sepas que cada ciudad y cada pueblo posee sus propias maravillas únicas. Es lo que ocurre con Agüimes, una bonita ciudad que encontramos situada al sur de Gran Canaria, y que ofrece una amplísima variedad de diferentes atracciones de ocio y cultura para sus visitantes. Por ejemplo, es posible disfrutar de un agradable paseo por su centro histórico, o bien visitar sus áreas verdes y alegrarnos la vista con sus maravillosos paisajes naturales. También es posible participar en las distintas actividades culturales que se llevan a cabo a lo largo de prácticamente todo el año.

La Traída del Gofio y Agua en Agüimes

Una opción sumamente interesante para la mayoría de los turistas, por ejemplo, es la de visitar la Iglesia Parroquial de San Sebastián, un edificio de piedra (al estilo de una auténtica catedral, aunque en realidad no lo sea), que dispone de una fachada que ha pasado a convertirse en uno de los mejores ejemplos de arquitectura neoclásica del Archipiélago Canario. Tal es su importancia que en el año 1981 pasó a ser declarada Monumento Histórico Artístico Nacional.

Si te encanta la Naturaleza, también puedes disfrutar de Guayadeque, un barranco profundo que divide la isla, donde encontramos las interesantísimas casas cueva de Cueva Bermeja, con la capilla de San Bartolomé Apóstol. Este barranco fue clasificado como Recurso de Interés Natural y como Monumento Natural, donde encontraremos a su vez el Centro de Interpretación, el cual se encuentra integrado en los lados del barranco.

No obstante, una de las fiestas que más suelen gustar a los visitantes, así como a los lugareños y al resto de vecinos de la isla, es la conocida como Traída del Gofio y el Agua, una de las celebraciones, de hecho, más populares de Gran Canaria.

Se convierte en una tradición centenaria, la cual se viene celebrando ya en el municipio desde el año 1646, y en la que se celebra la llegada del Otoño. Su función es la de rememorar la antigua costumbre de la villa de recoger el gofio de los molinos, para luego llevarlo hasta el pueblo. Estos molinos se encontraban situados en las zonas de Molinos de Ananías y Lolita, situados a unos dos kilómetros de la Villa de Agüimes, donde el gofio (el tradicional y reconocido alimento de las Islas Canarias, consistente en harina de maíz molida muy finamente), era tostado y posteriormente molido. Una vez preparado, el gofio en cuestión era llevado hasta el pueblo, en ocasiones a pulso y en otros momentos con la ayuda de animales. A su vez, mientras el gofio se transportaba, también se solía hacer acopio de aguas en las distintas fuentes que pudieran haber a lo largo del camino.

La Traída del Gofio

Con el paso de las décadas, y de los años, esta costumbre pasó a conviertirse en una auténtica fiesa, debido a que el hecho de recoger alimentos era siempre motivo de celebración por los ciudadanos. De hecho, en el año 2002 fue considerada como Fiesta de Interés Turístico Nacional, por su importantísimo contenido histórico.

Actualmente, la fiesta recrea esta labor de llevar el gofio al pueblo. Además, cuando los romeros vuelven de los molinos, son recibidos con cubos de agua, que son lanzados por los vecinos desde las ventanas y las azoteas, bañando a los participantes.

Luego, la fiesta acaba con la celebración de una verbena popular, la cual tiene lugar en la Plaza de Nuestra Señora del Rosario, donde se disfruta no solo de bailes, sino también de comida típica y bebida.

También te puede interesar