Las Islas Canarias no son solo playa: 5 lugares rurales únicos para visitar

Una vez hemos hecho una visita a alguno de los restaurantes más populares para conocer el tradicional, delicioso y característico gofio, no hay duda que es un momento excelente para descubrir un poco más acerca de las maravillosas, únicas a inigualables Islas Canarias. En el Archipiélago, por su clima siempre templado y la existencia de […]

Una vez hemos hecho una visita a alguno de los restaurantes más populares para conocer el tradicional, delicioso y característico gofio, no hay duda que es un momento excelente para descubrir un poco más acerca de las maravillosas, únicas a inigualables Islas Canarias. En el Archipiélago, por su clima siempre templado y la existencia de sol y buen tiempo la mayor parte del año, se suele decir que “es una suerte vivir aquí”. Y aunque es cierto que el buen tiempo siempre invita a disfrutar de un agradable rato de sol y agua de mar en la playa, lo cierto es que Canarias también cuenta con algunas de las zonas rurales más bonitas de España. ¿Te apasiona el turismo rural tanto como a nosotros? ¿Estás harto/a de la playa y prefieres disfrutar de un poco de campo y naturaleza? Te invitamos a descubrir algunos lugares rurales únicos de Canarias, para visitar cualquier momento del año.

Tamadaba (Gran Canaria)

Tamadaba

El Parque Nacional de Tamadaba (situado en Gran Canaria) es considerado como uno de los bosques más antiguos y a la vez más grandes de la isla, siendo hogar de miles de plantas y animales endémicos.

Después de aventurarte por un maravilloso sendero arbolado, puedes disfrutar de manera casi mágica de algo fabuloso: unas vistas increíbles donde no solo verás el abundante Océano Atlántico, sino la isla vecina (Tenerife).

Lo encuentras situado en el extremo oeste de Gran Canaria. Consiste en un total de 7.500 hectáreas de tierra, las cuales comienzan desde el pueblo de Agaete -en el noroeste- y se extienden hasta los pueblos de La Aldea de San Nicolás y Artenara.

Puedes disfrutar de distintos senderos que dirigen hacia su cima, los cuales se encuentran repletos de bosques de pinos y terrenos áridos. Y, como afirman siempre quienes lo han visitado, las vistas son siempre divinas, a la par que únicas. Si consigues llegar al Pico de Bandera, el cual se encuentra situado a 1.400 metros sobre el nivel del mar, podrás disfrutar de unas vistas inigualables.

El Bosque de los Tilos (La Palma)

El Bosque de los Tilos

No es extraño que a la isla de La Palma la conozcan tradicionalmente como “la isla bonita”. Y con bastante razón. La isla, de por sí, es maravillosamente única, y un buen ejemplo de ello lo encontramos en El Bosque de los Tilos.

Reconocido por la UNESCO como Reserva Mundial de la Biosfera, alberga uno de los bosques de laurisilva no solo más extensos de Europa, sino uno de los más antiguos. Es ideal para senderistas, ya que dispone de una amplia variedad de senderos únicos.

Parque Natural de Majona (La Gomera)

Parque natural de Majona

Situado al noroeste de San Sebastián (la capital de la isla de La Gomera), nos encontraremos con el Parque Natural de Majona, que se corresponde con una antigua deseja comunal en la que, todavía hoy en día, continúan perviviendo prácticas de pastoreo y donde, a su vez, crece un interesantísimo tabaibal.

Además, también podremos encontrarnos con otras especies de flora basal, y una representación destacaba de fayal-brezal. Todo ello en sus 1.757,1 hectáreas, situada en una de las zonas más agrestes de la isla.

Finca de Osorio (Gran Canaria)

Se trata posiblemente de uno de los recintos naturales más bonitos que podrías encontrar en Gran Canaria, concretamente en la zona de Teror. Forma parte del Parque Rural de Doramas, ocupando cerca de 207 hectáreas de superficie, en las que discurren maravillosos bosques, tierras de cultivo, montañas, barrancos y caminos.

¿Y cuál es la principal magia de esta finca? Sin duda alguna, no solo la amplia extensión de sus bosques y castañeros, sino que se han podido conservar restos de bosques de laurisilva única.

En la parte central de la Finca nos encontramos con la conocida como casa principal, la cual ocupa unos 1.000 m2. Su estructura se compone de una construcción antigua. Por ejemplo, en la parte trasera nos encontraremos con una característica balconada de madera (propia de las casas rurales canarias), y otra algo más reciente de marcado estilo colonial inglés, la cual fue edificada en la primera mitad del siglo XIX.

Aunque es un lugar maravilloso para visitar, tiene un aspecto algo negativo: es necesario pedir cita con bastante antelación para poder verla.

También te puede interesar