Qué es la Bajada de la Virgen en El Hierro y por qué tienes que verla una vez en la vida

El Hierro es una de las islas más pequeñas del Archipiélago Canario, un grupo de maravillosas islas que podemos encontrar cerca de la costa africana (aunque pertenecen, como probablemente sepas, a España). Se trata de una isla con un encanto casi maravilloso, donde su lejanía hace que el turismo permanezca casi intacto. De hecho, se […]

El Hierro es una de las islas más pequeñas del Archipiélago Canario, un grupo de maravillosas islas que podemos encontrar cerca de la costa africana (aunque pertenecen, como probablemente sepas, a España). Se trata de una isla con un encanto casi maravilloso, donde su lejanía hace que el turismo permanezca casi intacto. De hecho, se estima que cada año recibe la visita de apenas 20.000 personas, principalmente canarios.

Se trata de una isla maravillosa, que ofrece la posibilidad de sumergirnos en la naturaleza con una caminata por los diferentes caminos que serpertean por el bosque de pinos de El Pinar, donde muchos senderos se salen de la carretera principal, y donde podemos disfrutar de una buena cantidad de pinos, que cobren una gran parte del sur de la isla, y que se conectan, a su vez, con la Ermita de Nuestra Señora de Los Reyes, situada en el lado oeste.

Qué es la Bajada de la Virgen en El Hierro

Tanto si alguna vez has visitado esta isla, como si no (pero has escuchado algunas historias sobre ella), es muy probable que en algún momento hatas oído hablar acerca de la Bajada de la Virgen.

Se trata de una celebración que se remonta al 29 de enero de 1741, cuando la primera de las ediciones tuvo lugar originalmente en el año 1745. De acuerdo a los historiadores, fue en el año 1614 cuando los pastores acudieron a La Villa con el fin de solicitar llevar a la Virgen de Los Reyes, y dedicarle un novenario rogativo para paliar la sequía que asolaba la isla por aquel entonces. La petición fue denegada, momento en el que los pastores accedieron a través de la puerta, sigilosamente, y condujeron la Imagen en la noche del 27 de marzo hasta llegar a las cuevas de Lemos. Una vez recogida la imagen, ésta fue trasladada a la Iglesia. Sin embargo, según se cuenta, sin llegar a traspasar la puerta de entrada de la ermita, empezó a llover de forma abundante por toda la isla.

Unos años más tarde, concretamente en 1740, una nueva crisis provocada por una nueva sequía estableció la posibilidad de un nuevo traslado de la imagen a La Villa, para ofrecerle así una nueva rogativa. Fue trasladada a mediados del mes de enero de 1741, y según se cuenta, nuevamente empezó a llover a cántaros.

Se trata de una festividad que se celebra desde entonces. Concretamente, cada cuatro años, el primer sábado de julio. Se trata de la fiesta más importante de la isla, y que, precisamente, consiste en llevar en procesión a la Virgen de los Reyes (la cual, dicho sea de paso, es Patrona de la isla), desde su ermita hasta la Villa de Valverde, que se encuentra a 28,7 kilómetros de distancia.

Durante la celebración, la Virgen es acompañada por bailarines, vestidos con el atuendo tradicional, que consiste en vestimentas de color blanco y rojo, y gorros multicolores. A su vez, a los bailarines les acompañan los sonidos de las chácaras (un instrumento muy característico en el Archipiélago, y particularmente en la isla, consistente en una especie de castañuelas), y tambores.

La Bajada de la Virgen

Además de los visitantes, prácticamente todos los lugareños acuden a esta celebración, que reúne a miles de personas. La celebración empieza en la Ermita de los Reyes, situada como te hemos comentado en el extremo oeste de la isla, para luego seguir con un almuerzo popular en la Cruz de los Reyes (conocida con el nombre de la “tendida de los manteles”), hasta llegar a Valverde ya a altas horas de la noche.

Se trata de una festividad maravillosa, característica de la isla de El Hierro, que tiene lugar a lo largo de todo un mes, durante el cual la imagen de la Virgen visita los pueblos más importantes, hasta que el primer sábado de agosto vuelve a su Ermita. Así, cada cuatro años. Por lo que si nunca la has visto, y en definitiva no has tenido la suerte de poder disfrutar de ella en riguroso directo, te lo recomendamos encarecidamente, especialmente si tenemos en cuenta que se celebra durante el verano, por lo que se convierte en una ocasión especial, además, para pasar unas vacaciones maravillosas.

También te puede interesar