Qué ver en Inverness en un día | Viaje a Escocia

Qué ver en Inverness en un día | Viaje a Escocia. Si has llegado a esta página es porque estás planificando un viaje por las Tierras Altas de Escocia. Inverness es la ciudad más al norte del Reino Unido, además de ser la capital de las Tierras Altas o Highlands. Aquí encontrarás toda la información […]
LocuraViajes.com

Qué ver en Inverness en un día | Viaje a Escocia. Si has llegado a esta página es porque estás planificando un viaje por las Tierras Altas de Escocia. Inverness es la ciudad más al norte del Reino Unido, además de ser la capital de las Tierras Altas o Highlands. Aquí encontrarás toda la información que te interesa, como mapas, qué ver y sobre todo, descubriremos el considerado como el mayor tesoro nacional de Escocia. ¡¡Empieza nuestro viaje!!.

Tras conocer los callejones o closes de Edimburgo y pasar un agradable día visitando la ciudad de Glasgow, ahora nuestro viaje se encamina hacia la capital de las Tierras Altas, Inverness.

Inverness

Inverness se encuentra rodeada de bellas montañas, en la desembocadura del río Ness, junto al precioso fiordo de Moray y sobre la falla de Great Glen.

Especialmente en verano, Inverness se torna una ciudad llena de vida y alegría. Son muchos los visitantes que recalan en Inverness atraídos por la imagen del lago más misterioso de Escocia e incluso nos atreveríamos a decir, del mundo. El Lago Ness, se encuentra a tan sólo 20 km de la ciudad, pero éste no es el único motivo por el que vistarla.

Una ciudad que ha sido a lo largo de la historia un punto estratégico y por tanto, escenario de mil y una batallas. Cuenta con una historia muy extensa desde su fundación por los Pictos, en el siglo VI, pasando por las luchas entre los distintos clanes de la Edad Media entre los señores de las Islas, los señores de Inverness y los Reyes de Escocia.

Incluso a la reina María Estuardo, se la negó la entrada al castillo por no ser reconocida como reina legítima de Escocia. Aunque entre todas las batallas, hay que destacar la que más huella ha dejado en la ciudad, la Batalla de Culloden. 

En el siglo XVIII, se disputó en Inverness, la última de las batallas jacobitas. Estas se disputaban entre los partidarios de entregar la corona de Escocia e Inglaterra a los jacobitas (la casa Estuardo) y los partidiarios de la casa Hannover, dando lugar a la sangrienta batalla de Culloden. 

Los jacobitas vencieron a los partidarios dela casa de Hannover y después de la guerra, comenzó un periodo oscuro para los habitantes de las Tierras Altas.

Un periodo de prohibiciones entre las que destaca la de prohibir tanto el uso de la gaita como el kilt, a sus habitantes. Empecemos nuestra visita por uno de los puntos históricos de los que hemos hablado.

El castillo de Inverness

Dominando la ciudad se levanta el Castillo de Inverness. El actual castillo fue construido en 1847 con la única finalidad de servir como cárcel, hoy en día alberga los juzgados municipales de la ciudad.

Sin embargo, en el emplazamiento del actual castillo, anteriormente se sucedieron una serie de castillos y fortificaciones que marcaron la historia de Inverness.

Quizás el más mítico y posiblemente el más famoso fue el construido en el siglo XI por Mac Bethad, quizás os suene más si os digo MacBeth. En efecto, en este emplazamiento se levantó el castillo que sirvió de inspiración a William Shakespeare, en su obra de teatro.

Otros castillos fueron levantados y arrasados en Inverness como el del siglo XV, construido por Robert Bruce, asediado en el siglo XVI por los fieles a María Estuardo, quienes conseguirían recuperarlo, tras la negativa del gobernador de ésta a permitir la entrada de la reina.

El último gran ataque que recibiría el antiguo castillo fue en el siglo XVIII, tras las rebeliones jacobitas de las que ya hemos hablado.

El río Ness y sus Islas

Bajando por Castle Road, llegamos hasta Ness Bank, donde paseando dirección sur y siempre a orillas del río Ness podemos cruzar por cualquiera de los populares puentes de estilo victoriano como el Infirmary Bridge, para volver por la orilla opuesta.

Llegaremos hasta las famosas islas o Ness Islands, éstas se encuentran unidas entre sí por su propio paseo o Great Glen Way. Estas islas son un punto de recreo para los habitantes de Inverness desde 1840.

Old High Church

La Old High Church es la iglesia parroquial de la ciudad de Inverness. La iglesia se encuentra localizada en el Monte de San Miguel y data del año 1772, año en el que se completó gracias a George Fraser de Edimburgo.

La iglesia ocupa el espacio de una anterior iglesia del siglo VI, construida tras la llegada de San Columba, quien llegó a estas tierras célticas para cristianizar al rey Brude.

De ella se conserva su torre de estilo medieval y ostenta el privilegio de ser el edificio más antiguo de Inverness. Su congregación con advocación a Santa María, también es la más antigua de la ciudad.

Inverness Cathedral

La Catedral de Inverness se encuentra a orillas del río Ness. Su construcción se remonta a al año 1866, cuando el arzobispo de Canterbury, colocó la primera piedra que dio inicio a su construcción. Es la catedral más al norte de Reino Unido y una de las primeras catedrales protestantes desde la Reforma.

Consagrada a San Andrés, pertenece a la Iglesia Episcopalina Escocesa, su construcción en piedra roja, le da ese color tan característico. La catedral consta de 5 naves y tanto el altar mayor como el retablo están construidos en piedra.

El retablo representa distintos pasajes bíblicos como la oración en el Huerto, la Crucifixión y la Resurrección de Cristo. Otro aspecto destacable de la catedral son sus once hermosas campanas.

Castillo de Cawdor

Saliendo de la ciudad y a tan sólo 20 km de ésta, podemos encontrar el precioso Castillo de Cawdor. Un castillo de cuento cuya historia se remonta hasta el siglo XIV. El Castillo de Cawdor es uno de los castillos mas bonitos y además mejor conservados de las Highlands.

Los primeros datos documentados sobre el castillo se remontan a 1454, aunque algunas partes de esta casa torre puede ser más antiguas, fechando su tipo y estilo de cantería de la parte más antigua del castillo, en 1380.

El castillo se construyó alrededor de un pequeño acebo viviente. Todavía hoy en día se pueden ver los restos del éste acebo en el nivel más bajo de la torre.

La situación estratégica de ésta fortaleza sobre el río Nairn y muy cerca del mar, servía para controlar la ruta costera entre Elgin e Inverness.

Sin duda un castillo que nos dejará con la boca abierta, ya que no sólo nos sorprenderá su estilo clásico, sino también su antiguo puente levadizo y sus enormes jardines que lo envuelve.

Un paseo por el centro

Si todavía te sobra algo de tiempo, no dudes en pasear por las calles de Inverness, su centro histórico es muy pequeño y lleno de encanto. Podrás visitar el mercado victoriano y admirar sus preciosos puentes de noche, con una iluminación que cambia de color.

Lago Ness

No podíamos terminar esta visita sin al menos, hacer mención a la atracción principal de eta zona, como es el misterioso Lago Ness. Sin pensar en el monstruo, merece la pena una visita ya que  el paisaje que encontraremos es espectacular.

Pasear por los diferentes caminos hasta llegar a las ruinas del castillo de Urquhart, una fortaleza cuya antigüedad se remonta al año 580. Un castillo fortaleza que ha vivido una historia marcada por los diferentes conflictos entre escoceses e ingleses e incluso entre los propios clanes escoceses.

También te puede interesar:

También te puede interesar