Siena (Italia): guía turística útil para visitar los mejores lugares

Italia es, casi sin ninguna duda, un lugar maravilloso, que todas y todos deberíamos visitar al menos una vez en la vida. Aunque cada ciudad y cada pueblo del país son iguales de maravillosos, en esta ocasión deseamos visitar Siena, que como turista tuve la suerte de poder conocer de primera mano en el año […]

Italia es, casi sin ninguna duda, un lugar maravilloso, que todas y todos deberíamos visitar al menos una vez en la vida. Aunque cada ciudad y cada pueblo del país son iguales de maravillosos, en esta ocasión deseamos visitar Siena, que como turista tuve la suerte de poder conocer de primera mano en el año 2016 (de hecho, me encantó tanto que decidimos bautizar a mi segunda hija con este hermoso nombre).

Siena se convierte en uno de los lugares más visitados y populares de la Toscana italiana. Se convierte en un lugar extremadamente rico tanto en historia como en arte, que posee a su vez fuertes tradiciones locales, las cuales se encuentran vinculadas a los 17 distritos, y al popular Palio di Siena, considerado como el mayor evento anual de la ciudad, el cual tiene lugar dos veces cada verano.

Se encuentra situado en pleno corazón de la Toscana, pudiendo llegar a ella con muchísima facilidad desde otras regiones de la ciudad, ya sea en tren, autobús o coche. Una de sus principales particularidades lo encontramos en el centro de la ciudad, que está cerrada al tráfico. Por este motivo, si planeas llegar en coche, será necesario moverte a pie, o en transporte público, con el fin de visitar la ciudad. La estación de tren, por ejemplo, se encuentra situada fuera de la ciudad, aunque se encuentra bastante bien conectada con el centro de la ciudad, mediante autobuses.

Quienes la hemos visitado nos hemos percatado ya de que pasar un día en ella no es suficiente para conocerla en profundidad; especialmente a la hora de visitar todos y cada uno de sus tesoros. No obstante, sí es posible apreciar tanto su encanto como la atmósfera de esta encantadora ciudad medieval.

1. Torre del Mangia

Torre del Mangia

La Torre del Mangia se caracteriza por ser una torre con una altura de 87 metros, que ofrece posiblemente una de las vistas más bellas de la ciudad. Aunque es cierto que si deseas llegar a la cima, la tarea puede ser un poco agotadora: tienen más de 400 escalones. Pero la vista de 360º sin duda alguna merece la pena. Y es que como dicen muchos de sus visitantes, el esfuerzo a realizar para llegar a la parte superior es lo de menos, especialmente desd ele momento en el que nos percatamos de sus espectaculares y maravilllosas vistas.

Si además de la propia Torre del Mangia, deseas visitar a su vez el Museo Cívico, lo más recomendable es comprar el ticket que te permitirá disfrutar de ambas opciones turísticas, al módico precio de 13 euros.

2. Piazza del Campo

Piazza del Campo

Posiblemente nos encontremos ante una de las plazas más características y peculiares de toda Italia. Y es que es verdaderamente única, con su curiosa forma de concha y su pavimento de ladrillos, así como la disposición de todos los edificios que la rodean. Es el lugar donde, dos veces al año (el 2 de julio y el 16 de agosto) acoge el popular Palio di Siena.

En la plaza es también posible admirar la Fonte Gaia, la fuente más grande de la ciudad, que originalmente fue decorada con esculturas elaboradas por Jacopo della Quercia. Por otra parte, entre los edificios (con vistas a la Piazza del Campo) que podemos ver y visitar debemos mencionar el Palazzo Comunale, también conocido como Palazzo Pubblico, donde nos encontraremos con el Ayuntamiento de la ciudad.

3. Piazza del Duomo

Piazza del Duomo

Visitar Siena y no visitar la Piazza del Duomo es como si no hubiéramos hecho prácticamente nada. Aquí, de hecho, podemos disfrutar de algunos de los tesoros más maravillosos de la ciudad: la Biblioteca Piccolomini, la Catedral y la Cripta.

Recientemente se abrió un nuevo itinerario para disfrutar en el interior de la Catedral, bautizado bajo el nombre de “La Puerta del Cielo”, que permite a sus visitantes llevar a cabo una visita guiada a la Catedral desde la cima, disfrutando con ello de vistas verdaderamente extraordinarias.

4. El Duomo de Santa Maria Assunta

La Catedral de Santa Maria Assunta, también conocida popularmente como el Duomo de Siena, es posiblemente uno de los ejemplos más destacados de una iglesia románica-gótica del país.

Con su deslumbrante márbol blanco, no hay duda que el Duomo fascina a sus visitantes desde el exterior. Pero cuando entremos en ella nos percataremos de algo asombroso: tampoco nos decepcionará en el interior. Y es que la Catedral está enriquecida con obras firmadas por artistas tremendamente famosos, como Michelangelo, Nicola Pisano, Donatello o Pinturicchio.

Tanto el interior como el exterior se encuentra decorado con mármol blanco y verde oscuro (casi negro), con la intención de reflejar los principales colores característicos de la ciudad de Siena.

También te puede interesar