Escrito por

Dinkelsbühl | Una ciudad medieval fortificada en Alemania

Dinkelsbühl es otra de las etapas importantes de la Ruta Romántica por Alemania, una ciudad pequeña y muy bien conservada, que os permitirá disfrutar del encanto alemán y la belleza de sus calles.

dinkelsbuhl_ciudad_medieval

Dinkelsbühl es una pequeña ciudad medieval que se mantiene casi intacta, a pesar de las guerras que han asolado el país a lo largo de la historia, esta ciudad fortificada a penas se ha visto dañada y ha llegado hasta hoy día con toda su belleza del medievo. Por esta razón, muchos la han denominado como una ciudad museo pero es mucho más, es una ciudad que palpita, perfecta para ser disfrutada.

Da igual por dónde entréis a la ciudad, os encontraréis con unas amplias y antiguas murallas que la rodean que datan del siglo XIV, 18 torres que se muestran erguidas y orgullosas, calles empedradas y típicas casas alemanas con diferentes colores en sus fachadas.

dinkelsbuhl-dreigangsturm

Un paseo nocturno por Dinkelsbühl

Nosotros llegamos a la ciudad de noche con la autocaravana, pero no pudimos esperarnos hasta la mañana siguiente para verla. Abrigados, nos acercamos a la primera torre que encontramos y en seguida nos acogió esa sensación de estar entrando en un lugar muy especial. Luces tenues de color anaranjado que nos señalaban el camino, la torre imponente en todo su esplendor y el pasadizo que había en su base nos permitió adentrarnos en Dinkelsbühl.

Dinkelsbühl-Wörnitz-Tor

A pesar de que no fuera la primera ciudad alemana medieval que viera, Dinkelsbühl me sobrecogió enseguida. No sabría deciros cuál fue la razón, todo parecía sereno y pacífico, un silencio acogedor empañado por algunas risas de fondo, una ciudad a penas iluminada pero con los focos de luz rústicos perfectamente bien situados.

Continuamos caminando y nos encontramos con la impresionante iglesia de San JorgeSt. George Church, que iluminada de noche era una visión alucinante, pero ya me detendré más adelante para contaros con más detalle. Nos encontramos con pocos restaurantes abiertos pero todos ellos, a pesar de las temperaturas, tenían sus terrazas junto con chimeneas eléctricas y mantas para los clientes ¡de aquí provenían las risas! Era una estampa asombrosa y que te llamaba a sentarte, a disfrutar de una bebida caliente mientras la brisa te acogía entre sus brazos.

Dinkeslbühl-jardin

Aún así, nos pudo más la curiosidad que la parada y nos adentramos en las calles residenciales de la ciudad, algunas sin iluminación alguna. Llegamos hasta algunas torres, nos encontramos con mapas colocados estratégicamente a lo largo de la ciudad donde te indican el nombre de las torres y edificios principales a ser visitados, hasta que llegamos a una tienda de artesanía en barro que me hizo hacer una nota mental de regresar por aquí, sí o sí, al día siguiente.

Töpferei-am-Tor

Qué ver en Dinkelsbühl

A poder ser, no te dejes absolutamente nada por ver. La ciudad es pequeña por lo que no implica mucho tiempo recorrerla y merece mucho la pena.

Dinkeslbühl-ayuntamientoAyuntamiento de Dinskensbühl

Nosotros teníamos poco tiempo para poder verlo todo, así que mi hermana y yo madrugamos para recorrerla a pie, con la guía en la mano y la foto del plano que habíamos hecho la noche anterior. ¿Mereció la pena? Os aseguro que sí.

Dinkeslbühl-iglesia-san-jorge

Nuestra primera parada fue St. George Church, que de día seguía resultando toda una visión para los ojos. Una iglesia de estilo gótico de impresionantes dimensiones, que terminó de construirse en el 1499 y que, si podéis, tenéis que verla desde todos los ángulos.

Dinkeslbühl-st-george-church

Si os fijáis en la fachada de la iglesia, encontraréis esta preciosa imagen en la parte más alta. Pero, lo que va a ser más sorprendente es su interior.

Dinkelsbühl-St-George-Church

Lo primero que os va a sorprender son sus increíbles dimensiones, la altura que alcanza y su luminosidad. Alberga un gran tabernáculo y una impresionante bóveda de cañón.

Dinkelsbühl-St-George-Church-pulpito

Sus altares y santos son originales de la época, el púlpito es toda una visión para los ojos y el órgano que se encuentra en la parte superior de la iglesia también es asombroso; permitiros un ratito para ver el retablo, las vidrieras y dejaros impresionar por todo lo que ofrece este lugar.

Dinkelsbühl-St-George-Church-retablo

Por cuestiones de horario no pudimos subir a la torre de la iglesia. Hay que pagar una pequeña tarifa y subir unos 220 escalones, más o menos, pero he leído que alcanzas una vista espectacular y que merece mucho la pena, así que a nosotras se nos ha quedado como pendiente para la próxima vez que volvamos. Siempre hay que dejarse algo para tener una excusa para regresar, ¿no?

En esta plaza donde se encuentra la iglesia, encontraréis muchas tiendas de souvenirs con multitud de artesanías de la zona: jarras de cerveza de porcelana, casitas de miniatura, panaderías con todo tipo de productos artesanos (impresionante los panes de centeno), etcétera.

dinkelsbuhl-alemania

Si buscáis un hotel donde pasar vuestra estancia en una impresionante casa alemana, el Deutsches Haus en el Weinmarkt, puede ser una de las opciones. Para los que sólo paseábamos por allí, imposible no pararse a admiarar la fachada de estilo renacentista; a su vez, este hotel está rodeado de casas del siglo XVI.

dinkelsbuhl-Deutsches-Haus

Las murallas que rodean la ciudad son de lo más peculiares, veréis como en algunas zonas encontráis pequeñas puertas que os llevan hacia el exterior de la ciudad, como también algún que otro negocio pequeño o una casa; por ejemplo, vimos una consulta de psicología.

Dinkeslbühl-segringer-tor

En algunos tramos se puede subir a la torre, veréis cómo los escalones de madera tienen una superficie irregular en la zona del centro. Las torres que la vigilan son toda una obra artística, cada una tiene algún detalle que la hace única. A su vez, tenemos que destacar Wörnitz Tor al ser la más antigua de la fortificación de la ciudad, y se encuentra cerca de la Iglesia de San Jorge; Segringer Tor, data de 1384 y, después nos encontramos con las torres de Nördlinger Tor al sur y Rothenburger Tor al norte.

dinkelsbuhl-torres

Aunque las calles empedradas son una perdición para los turistas como yo, guarda un poquito de tiempo para adentrarte en los parques y jardines impresionantes que encontrarás cruzando las murallas.

Dinkeslbühl-jardines

A veces, encontrarás pequeñas puertas que te muestran huertos laboriosos y cuidados, otros en los que te llevan a jardines inmensos donde también podrás respirar los olores del campo.

Dinkeslbühl-parque

Nosotros no pudimos llegar a más que visitar la ciudad, patearla y sentirla, pero si tenéis tiempo hay muy buenas recomendaciones de los museos en Dinkeslbühl como el Haus der Geschichte y el Museo de la Tercera Dimensión en la Puerta de Nördlingen.

dinkelsbuhl

Otra cosa que se nos quedó en el tintero y que espero, que vosotros si vais o habéis ido, me contéis cómo fue la experiencia de acompañar al sereno por el casco antiguo

dinkelsbuhl-turismo

¡Tiene que ser impresionante! Un auténtico viaje en el tiempo y, el hecho de que hable en alemán y no le entendamos, duplica la sensación de viajar a otra época.

Dinkeslbühl-Nördlinger-Tor

¡Ah! Volví a pasar por la tienda que os dije que vi por la noche, por supuesto, se llama Töpferei am Tor | Hans-Peter Kiehn. Entré y flipé, literalmente, con la cantidad de artesanías que tenían expuestas y, lo que la hizo verdaderamente sorprendente, es que allí tiene su taller una adorable mujer de edad avanzada que estaba haciendo sus obras de arte. Lo tiene abierto para todo aquel que quiera verlo y os aseguro que no hay mejor recuerdo o souvenir que os podáis llevar que una pieza labrada por las manos de esta mujer.

Dinkeslbühl-Töpferei-am-Tor-Hans-Peter-Kiehn

Más información

Para terminar, os recomiendo muy mucho que si vais os descarguéis este pdf con el mapa y más información sobre días festivos, historia sobre cada una de las torres y otros lugares emblemáticos que no debéis dejar de visitar.

LocuraViajes.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos