Portugal en coche – Todo lo que necesitas saber sobre sus carreteras

Portugal es un destino que combina a la perfección gastronomía, ciudades vibrantes y paisajes costeros de ensueño. Y una de las mejores formas de descubrirlo es viajando en coche. Pero además de todo su valor turístico, nuestro país vecino también es conocido por su complicado sistema de carreteras de pago. Te contamos lo que necesitas […]

Portugal es un destino que combina a la perfección gastronomía, ciudades vibrantes y paisajes costeros de ensueño. Y una de las mejores formas de descubrirlo es viajando en coche.

Pero además de todo su valor turístico, nuestro país vecino también es conocido por su complicado sistema de carreteras de pago. Te contamos lo que necesitas saber para moverte en coche por el país luso sin arriesgarte a una multa que pueda empañar el viaje.

Tipos de carreteras en Portugal

Conducir por Portugal es sencillo, las señales y las normas de circulación son muy similares a las españolas.

Una de las diferencias más significativas con la que te encontrarás al cruzar la frontera son los peajes electrónicos. Aunque este sistema conlleva ventajas tales como la reducción de emisiones CO2, ahorro de tiempo y mayor comodidad, para los visitantes que llegan por primera vez puede suponer algún que otro malentendido. Y es que si no vas preparado es más que probable que pases sin pagar y acabes recibiendo una sanción administrativa en tu domicilio.

El sistema de peajes luso difiere bastante del nuestro y además recorre gran parte de su territorio. Para evitar esas engorrosas multas, te explicamos los diferentes tipos de carretera y las formas de pago a las que puedes optar durante tu viaje.

Carreteras gratuitas

Como en cualquier sistema de carreteras hay opciones gratuitas para recorrer el país. Muchas veces son las más valoradas por los roadtrippers. Permiten explorar pequeños tesoros escondidos a cada paso. Pero no siempre se tiene el tiempo suficiente para poder perderse por rutas secundarias. Por eso, si necesitas acelerar el ritmo y llegar rápido a tu destino, deberás hacer uso de las principales autopistas. Aquí podrás encontrar dos modalidades de peajes.

Los peajes tradicionales

Son el tipo de autopistas con las que estamos familiarizados, con una taquilla y pago manual. También cuentan con carriles de telepeaje llamados vía verde.

Los peajes electrónicos

Aquí llegamos a la parte más complicada. Algunas autopistas portuguesas tienen implantado un sistema electrónico que elimina las garitas, detecta la matrícula y permite pasar sin apenas detenerse (solo reduciendo la velocidad a 60 km/hora). Es el caso de algunas de las principales vías que conectan España y Portugal. Para poder viajar con total comodidad es recomendable informarse sobre las diferentes alternativas de pago.

Cómo pagar el peaje en las carreteras portuguesas

La opción más sencilla para pagar los peajes en Portugal es sin duda el telepeaje. El Via T te facilitará, no solo viajar en toda la red de carreteras españolas, sino también en Portugal. Es el sistema idóneo para no tener que preocuparte por nada en cualquier tipo de peaje. Eso sí, consulta con tu entidad emisora antes de viajar si es necesario activar o dar de alta el servicio.

En caso de no tener el dispositivo de telepeaje, cuentas con otras opciones:

  • El sistema Easytoll te permite viajar durante 30 días asociando una tarjeta de crédito a la matrícula del vehículo. Es el método más sencillo y podrás gestionarlo de manera online.
  • Otra opción son las tarjetas Tollcard prepago. Como si fuera la de un teléfono móvil, vas recargando a medida que circulas por los peajes.
  • La tercera alternativa es un bono de 20 €, de uso ilimitado por un periodo de tres días.

Viajar en coche cuenta con muchas ventajas. Ganas en flexibilidad, libertad y puedes crear una experiencia a tu ritmo sin horarios. Para evitar una multa al volver a casa, planifica la ruta y elige el sistema de pago que mejor se adapte a tu viaje. Y no lo olvides, la precaución al volante es una de tus mejores compañeras a la hora de disfrutar de una escapada por carretera.

También te puede interesar