UP

Para quienes viajan frecuentemente de vacaciones a México o Estados Unidos, seguramente tienen dentro de sus panoramas favoritos la visita a algún delfinario.

delpin

Los delfines son animales amistosos, que en general no revisten peligro alguno para los humanos, aunque existen las excepciones y de hecho hay registros de ataques de delfines hacia humanos en ambientes controlados como los acuarios y en su medio ambiente natural, el mar abierto.

Según los estudios que analizan la conducta de los delfines, las causas que se han identificado para llegar a atacar a seres humanos, son tres: defensa propia, necesidad fisiológica frustrada de apareamiento (estar en celo), o confundir a la persona con un miembro de ellos.

delfin

Cuando se trata de defensa propia, los delfines llegan a ser muy agresivos, y son capaces de matar dando un solo golpe mortal a la persona.

Cuando se trata de un delfín en celo, o con fuertes sentimientos de frustración debido a rencillas grupales con otros de su especie, los delfines elijen a propósito a un miembro más débil para atacar.

Cuando los delfines confunden a las personas con un miembro más de ellos, las embisten tal como lo harían con otro de ellos, a quien no le pasaría nada, pero a un humano, esos empujones y agarrones que los hunden, pueden conllevarles consecuencias mortales.

show

Se ha comprobado que algunos grupos de delfines intentan así integrar a un nuevo miembro, sin distinguir en un inicio que se trata de un ser humano, mucho más frágil que ellos, hasta que se dan cuenta que la persona está mal y entonces paran y se lamentan, como muestra de arrepentimiento.

Una recomendación muy seria para quienes visiten delfinarios, es la siguiente: no vayan a aquellos donde se les permita alimentarlos, ni donde no existan rutinas predeterminadas que permitan predecir su conducta por parte de los entrenadores, si hay uno de gran prestigio que cumple con los requisitos que recomiendan los expertos es el delfinario Delphinus Dream de México.

También se recomienda no meter ruidos fuertes con silbatos, no sacar fotos dentro del acuario, ya que son cosas que los pueden alterar, ni agredirlos de ninguna forma.

Nadar con delfines |  Precaución y disfrute

los-peligros-de-nadar-con-delfines-buceo

Lo cierto es que es mucho más que importante, es crucial, que allí donde vayas a nadar con delfines, se encarguen de tratar bien a estos mamíferos tan interesantes, inteligentes y simpáticos, pues si no les han proporcionado unos buenos cuidado o mantenido unas rutinas seguras para su adiestramiento, es posible que estos delfines saquen su naturaleza salvaje.

No es lo habitual, es decir, los delfines acostumbrados a tratar con humanos no son peligrosos, al menos no más que los perros, por ejemplo, pues no los consideran una amenaza, sino unos amigos que los acompañan o que permiten que vayan con ellos en un nado muy especial. Sin embargo, si estos delfines no están bien cuidados y no se les ha enseñado que los humanos no quieren hacerles daño, pueden sacar, si se sienten amenazados, un lado que la mayor parte del tiempo desconocemos. Aunque a muchos les sorprenda, en estado salvaje, los delfines pueden llegar a ser mucho más letales y peligrosos que los tiburones.

No obstante, como hemos comentado, si se los ha tratado bien y adiestrado correctamente, no se corren peligros a la hora de nadar con ellos. De cajón es pensar que, si les haces daño, ellos se defiendan o se vayan dejándote allí, algo que puede ser peligroso, pero si tú te portas bien con los delfines, ellos no te harán daño, al contrario, cuidarán de ti, jugarán contigo, se comunicarán contigo y te dejarán que los acaricies.

los-peligros-de-nadar-con-delfines-cancun

De hecho, no es del todo imposible ver en algunas playas a delfines que se acercan a los bañistas o que, si ven que corren peligro, los intenten sacar del agua. Tienen un sexto sentido para este tipo de cosas, pues de algún modo saben que esa persona está en peligro y con todo su buen corazón, hacen lo posible para llevarlos a tierra.

Esto mismo es lo que se les ha enseñado a muchos delfines en delfinarios, a llevar con ellos a humanos, a permitir que se agarren a ellos para que los dirijan hacia donde ellos quieran. Incluso una de las prácticas más comunes es el colocarse sobre sus bocas puntiagudas, un pie en cada uno de ellos, y mientras el nadador que disfruta de los delfines, disfruta de toda una proeza de equilibrio, ellos nadan a gran velocidad, contentos por “jugar” con sus nuevos amigos.

La belleza de estos animales es maravillosa, pues tienen una personalidad única y totalmente recomendable, de querer tener una experiencia inolvidable con ellos, esa es la de nadar con delfines. Pero como decimos, siempre teniendo unas precauciones mínimas, que no difieren mucho de la lógica, más que de la imprevisión, porque si tú te portas bien con un animal, este no notará amenaza alguna, y menos delfines acostumbrados a tratar con personas. De hecho, son este tipo de animales los que ayudan en las terapias de ayuda para niños discapacitados o incluso autistas. La sabiduría y el corazón de los animales es tan grande que asombra.