Escrito por

Ni a la playa, ni a la montaña: A mar abierto

Hay dos destinos en los que se incluyen la inmensa mayoría de las personas que tienen la suerte de disfrutar de vacaciones: la playa o la montaña. Sin embargo, las vacaciones pueden plantearse de mil maneras distintas. Hasta hay algunos a los que les gusta quedarse en el mismo lugar que viven todo el año para disfrutar de la tranquilidad regalada por el abandono de la mayoría de la gente que sí se marcha.

Quizá no te lo has planteado nunca, pero por 60 euros al día puedes vivir en un barco durante una semana o dos. Eso sí que es una experiencia de vacaciones.

Alquiler velero

Ibiza y Formentera

Estas dos islas reúnen lo más exquisito del turismo de nuestro país. Con capacidad para proporcionar paz a los solitarios, romance a los enamorados, aventura a los intrépidos y fiesta a los que van con ganas de diversión.

De entre todas esas opciones está la que hemos comentado, la posibilidad de alquiler de un velero en Ibiza. El velero puede que sea la opción que más acerca al contacto con el mar, porque no tiene el ruido de los motores fueraborda, ni el olor del gasoil (que por otra parte, también tiene sus encantos), pero el alquiler de un barco en Ibiza y Formentera ofrece tanto veleros, como barcos a motor, como catamaranes. Alquilar un catamarán en Ibiza, frente a un velero, por ejemplo, depende del espacio que necesites y del interés que tengas en participar de la navegación o descansar.

Un velero es una embarcación que requiere más la participación de sus tripulantes, mientras que un catamarán, al tener dos cascos, es una embarcación más sencilla de pilotar y permite a sus pasajeros dejar la embarcación en manos del patrón y dedicarse a tomar el sol, charlar o leer un libro en cubierta acariciado por la brisa inigualable del mar abierto.

Alquiler de embarcaciones

Los barcos pueden alquilarse por plazas sueltas o completos. Una embarcación típica puede llevar 9 o 10 pasajeros, así que si vas con un grupo de amigos lo suficientemente grande, podréis alquilar un barco entre todos.

Los barcos también pueden alquilarse con patrón o sin patrón. Si se alquila con patrón, la responsabilidad de la embarcación es suya desde que se reúne con los pasajeros el día antes de embarcar para trazar el plan de navegación, hasta que se llega de vuelta al puerto de salida. Si se alquila sin patrón, la responsabilidad recae sobre la persona que toma el alquiler, por lo que es imprescindible leer todas las condiciones del contrato, las responsabilidades adquiridas y las coberturas del seguro en caso de que haya algún problema.

Una de las modalidades de navegación es “en flotilla”, lo que significa que varias embarcaciones (de 6 a 12) se ponen al mando de una embarcación que va a la cabeza de todas y que se encarga de organizar los trayectos, las paradas, la previsión meteorológica y hasta las piezas de repuesto que puedan necesitar las demás.

Actividades

El número de actividades que se pueden desarrollar durante una semana a bordo de un barco es también innumerable.

Se puede trazar una ruta para visitar rincones de las islas que solo son accesibles por mar. Esto te llevará a sitios donde la naturaleza lo inunda todo y podrás disfrutar de las aves, de la fauna marina y de la orografía y la vegetación exuberante.

Se pueden hacer excursiones submarinas mientras se mantiene el barco fondeado. Si eres aficionado a la fotografía, el entorno de buceo de las islas tiene aguas cristalinas que permiten realizar fotografías nítidas y espectaculares.

Otra opción es la pesca. Siempre que os pongáis de acuerdo todos los integrantes del grupo, se puede organizar la excursión de una semana para llevar todos los aperos necesarios para capturar piezas de todos los tamaños. Muchas embarcaciones cuentan con soportes para cañas de grandes piezas, de tal forma que puede que tengas la suerte de enganchar un atún o un marlín de más de 50 Kg.

Se puede hacer navegación fluvial, participar en regatas, fondear en románticas calas donde disfrutar del amanecer y del atardecer como no lo has visto en tu vida. En fin, puede que la playa o la montaña sean las opciones de la mayoría, pero el mar abierto es sin duda una opción exquisita.

LocuraViajes.com

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos