Cuáles son las mejores calas y playas de Mallorca

Mallorca se ha convertido, casi sin ninguna duda, en la de las islas mediterráneas más populares, especialmente entre los turistas que viajan con la intención de disfrutar de sol y playa. Dispone de 3.640 kilómetros cuadrados de superficie, donde disfrutar de un auténtico mosaico de colores, aguas turquesas (propias del Mar Mediterráneo) y colinas, que […]
LocuraViajes.com

Mallorca se ha convertido, casi sin ninguna duda, en la de las islas mediterráneas más populares, especialmente entre los turistas que viajan con la intención de disfrutar de sol y playa. Dispone de 3.640 kilómetros cuadrados de superficie, donde disfrutar de un auténtico mosaico de colores, aguas turquesas (propias del Mar Mediterráneo) y colinas, que se entremezclan a su vez con sus hermosas y bonitas playas.

La isla, de hecho, tiene mucho que ofrecer. Aún cuando te encuentres buscando únicamente destinos relacionados tanto con el sol como con la playa, también es posible disfrutar de Palma, su ciudad cosmopolita, que dispone de una amplia variedad de lugares y zonas ciertamente memorables, y que alberga -además- a casi la mitad de la población que reside en la isla.

La isla dispone de un clima cálido maravilloso, que se une a la brisa marina refrescante que proviene de la costa. Todo ello invita a disfrutar de sus animados centros turísticos, así como de sus excelentes playas, haciendo que Mallorca se convierta en un destino de vacaciones ideal para casi prácticamente toda la familia.

Si en esta ocasión te encuentras buscando destinos de sol y playa que se encuentren ubicados en el mar Mediterráneo, te descubrimos algunas de las mejores calas y playas de Mallorca. ¿Te animas a disfrutarlas con nosotros? Toma nota.

Cala Formentor

Cala Formentor

Cala Formentor se caracteriza por ser el lugar ideal cuando deseamos disfrutar de un pasaje de sol, mar y playa cuanto menos impresionante. A su alrededor encontrarmos unos maravillosos acantilados, con muchos caminos que conducen al camino circundante. Lo que significa que podemos disfrutar tanto de la costa como de la Naturaleza, situada a apenas unos pocos metros de la Cala.

De hecho, siguiendo el camino descendente de la montaña nos encontraremos con una inolvidable playa de arena blanca, y aguas cristalinas, que se combinan casi a la perfección con un único bosque de vinos y robles.

Cala d’Or

Cala d’Or

Majestuosa donde las haya, Cala d’Or, junto con sus tres calas vecinas, exuda un ambiente tan cosmopolita como tranquilo, donde disfrutar de la excelente belleza mediterránea.

Dispone de aguas azul turquesa que se combinan con sus vistas, convirtiéndose así en una oportunidad para pasar un día familiar perfecto.

Puerto Alcúdia

Al norte de Mallorca nos encontramos con Puerto Alcúdia, una de las ciudades que más ha conseguido conservar su patrimonio, tanto histórico como cultural. En este lugar, por ejemplo, podremos encontrar las ruinas de la ciudad romana de Pollentia.

Aunque es cierto que podemos encontrar una amplia variedad de diferentes tipos de playa, situados en esta zona, la que se encuentra precisamente al lado del puerto es considerada como una de las más grandes, así como una de las más interesantes por las distintas actividades de ocio que en ella se practican.

Dispone de arena blanca y aguas turquesas poco profundas, por lo que se convierte en un área ideal para el disfrute de los más pequeños.

Santanyí

Santanyí

La playa de Santanyí es una auténtica maravillosa para la vista, y una oportunidad única para poder descansar y relajarse. Tiene 80 metros de largo y 130 metros de ancho, convirtiéndose en un auténtico remanso de tranquilidad y paz, sobre todo al atardecer. Si viajamos a Mallorca, no nos lo podríamos perder.

Cala Sant Vicenc

Aunque su nombre, es cierto, pueda llevarnos a pensar que se trata de una única cala, la realidad es que son tres: Cala Barques, considerada como la más grande las tres; Cala Molins, que destaca y sorprende por su estrecha y larga playa; y Cala Clara, la más pequeña.

Todas disponen de unas maravillosas aguas transparentes, así como un entorno natural único, lo que hace que muchos turistas interesados en el buceo la visiten asiduamente.

Cala Mesquida

En el año 1991 Cala Mesquida fue oficialmente declarada Área Natural de Especial Interés, de manos del Parlamento de Baleales. Es una playa de arena, popular por sus conocidas y características dunas, que ha sido preservada de manera ciertamente cuidadosa.

De hecho, tanto sus aguas tranquilas como la conocida como roca madre han pasado a convertirse en una auténtica atracción para muchos buzos.

Qué suerte tenemos los españoles de contar con un paraíso mediterráneo como las Baleares tan cerca, para visitar en cualquier momento. Qué afortunados son los que disfrutan de las islas a cada instante, las sienten, las respiran, ganan en calidad de vida cada segundo que pasan en ellas. Quienes no, nos conformamos con valorar cada experiencia sobre su suelo o surcando sus aguas cristalinas. La vida es eso, saborear cada experiencia.

De Mallorca se ha escrito mucho porque han sido muchos sus visitantes, es uno de los destinos predilectos del europeo medio. El Govern de Illes Balears cifró en casi 14 millones de turistas extranjeros los llegados en 2017, nada más y nada menos que un 12% más respecto al año anterior, cuando ya habían sido muchos. Mallorca acoge buena parte de ellos.

Pero ¿por qué? ¿No es solo una lugar más en medio del Mediterráneo, con calas escondidas, mucha cultura y buena gastronomía? ¿Acaso no hay cientos de lugares en el mundo? Sí y no. Te lo contamos, con el objetivo de ayudarte a preparar una visita variada.

Las mejores razones para visitar Mallorca

Para relajarse

En Mallorca, por si no lo sabías, se vive muy bien. El famoso The Times eligió la capital, Palma de Mallorca, como la mejor del mundo para vivir, por delante de Toronto, Auckland o Berlín. Y es que lo tiene todo, decía el diario: buen clima, buenas playas y bonitas postales.

La oferta turística que hay en Mallorca consigue adaptarse a cualquier tipo de viajero, también a ese que quiere pasar unos días de desconexión. El hotel spa Monport, un hotel con spa en Andratx, es quizás el mejor spa de Mallorca. Entre sus servicios, tiene actividades termales, sala de masajes terapéuticos, gimnasio, servicio de peluquería, salón de belleza, solarium… Y, en cuanto a restauración, bar, cafetería, piano-bar, y restaurante. Un lujo que, gracias a las promociones que puedes consultar en la web, puede estar al alcance de muchos bolsillos.

Para admirar

La misma capital, Palma de Mallorca, te pide que recorras su barrio judío, la Playa Mayor, la Lonja, el barrio de Jonquet y sus molinos, el Castillo de Bellver, la Catedral de Santa María o el Palacio Real de la Almudaina. Pero, fuera de ella, hay localidades que debes visitar: Puerto Portals, Pollença, Formentor, Sóller, Deià o Valldemossa son algunas de ellas.

Por supuesto, están sus famosas calas, algunas con más ocupación que otras, para que te armes con tu cámara y saques fotos espectaculares o para que pases un estupendo día de playa. Mitjana, San Vicente, Sa Calobra, Mondragó, De Es Trenc o des Moro están entre las más famosas y bonitas.

IStock Mallorca

Para culturizarse

La isla ofrece muchos contrastes, así que, quien pueda permitírselo, que reserve bastantes días para saborearla al máximo, porque da mucho de sí. Entre esos planes relajantes pensados para disfrutar del sol y el mar en un entorno único, se pueden alternar otros enfocados a aprender, a empaparse de historia, arte y cultura.

El ya mencionado Castillo de Bellver es un ejemplo, una construcción de principios del siglo XIV con planta circular, el más antiguo que se conoce de su categoría. La Cartuja de Valldemosa es de principios del mismo siglo, un palacio que alberga en su interior un museo muy diverso y un jardín por el que pasear para emular a personajes históricos que se dejaron conquistar por el lugar.

IStock Castillo Bellver

También se puede hacer una visita a los talleres de soplado de vidrio, un antiguo oficio artesanal cuyo origen no se sabe con precisión, pero que se extendió por el Mediterráneo desde Siria hacia el siglo I a.C., a través del Imperio Romano.

Son solo algunos ejemplos.

Para comer y beber

Si vas a Mallorca no te puedes venir sin probar la coca de Trampó, el arrós Brut, la lechona asada a la mallorquina, el tumbet, el frito mallorquín, los caracoles a la malloquina o la sopa típica. Tampoco la coca de quarto o los cremadillos, si prefieres dulces.

En cuanto a bebidas, el palo de Mallorca o las Hierbas te harán entrar en ambiente seguro.

Para hacer ejercicio

Te invitamos a admirar la magnífica Sierra de Tramontana, cuyo paisaje cultural fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Hay cientos de rutas que completar, desde las más asequibles a las solo aptas para expertos, algunas discurriendo por interior y otras ofreciendo vistas a una costa salvaje y escarpada que no te dejarán indiferente.

Para salir de fiesta

La zona de La Lonja en Palma, el Centro, Santa Catalina o el Paseo Marítimo de Palma seguro que les son familiares a los amantes de la noche, según el perfil. Puerto Portals o Magaluf también.

También te puede interesar