Un paraíso tropical más cerca de lo que pensamos. Playa Blanca en Lanzarote

Por regla general, cuando pensamos en nuestras más que merecidas vacaciones de verano, se nos vienen a nuestra mente imágenes de playas paradisíacas, de descansos sobre arena caliente respirando brisa marina en un ambiente tropical al otro lado del mundo. Pero cuando despertamos y vemos lo lejos que quedan esos espacios, lo inseguros que son o lo perdidos que nos encontraríamos en un país diferente, con una cultura y una forma de ser que no conocemos, abandonamos nuestros sueños un poco desilusionados.

Pero solo tenemos que pararnos a pensar un poco para ser conscientes de que nuestro propio país nos ofrece, más cerca de lo que imaginamos, este paraíso soñado. A una distancia desde la capital de España y en avión de apenas 1.700 kilómetros o en coche y después con un ferry de 2.039, 63 kilómetros, sin necesidad de llevarse dentro de un avión más de 8 horas cruzando el océano atlántico, encontramos todo lo que cabe esperar y mucho más de un destino tropical de sol y playa.

Pero, aunque bien merece una visita detenida por cada una de las islas que conforman este archipiélago, conocido mundialmente con el sobrenombre las islas afortunadas, queremos centrar el destino en una de las playas más emblemáticas de una de sus islas. En Lanzarote ubicamos una maravilla turística, galardonada en varias ocasiones por su pulcritud, la Playa Blanca, una zona agradable y tranquila, ideal como lugar de destino vacacional para toda la familia.

Playa Blanca; qué ver y disfrutar de un enclave maravilloso

Para pasar un verano con todas las comodidades que nos merecemos nosotros y nuestra familia, con toda la infraestructura necesaria para que nada nos falte (bares, restaurantes comercios y uno de los mejores centros deportivos de todo Lanzarote), podremos reservar habitaciones en el hotel playa blanca THB en lanzarote todo incluido a un precio sin competencia. El hotel Tropical Island en playa blanca cuenta con 16 piscinas y multitud de actividades para disfrutar de Lanzarote, por tanto, no solo es el preferido por los turistas por su cercanía a esta playa, es quizás el mejor hotel de playa blanca con el régimen de todo incluido, la fórmula ideal para disfrutar si preocupación alguna de unas estupendas vacaciones.

En cuanto a lo que se refiere directamente a esta magnífica playa, podemos destacar su precioso paseo marítimo en los aledaños de la parte antigua del pueblo, pero ahora llena de una más que amplia oferta de servicios, todos ellos de gran calidad.
Playa Blanca se ubica en una zona ideal para visitar otras playas igualmente hermosas y turísticas a pocos minutos de distancia, entre ellas las más llamativas son la de la Playa Dorada y la Playa Flamingo, ambas de fina arena blanca con buenas infraestructuras para que al turista no le falte de nada y se sienta como en casa.

Aunque a juicio de la mayor parte de los turistas y de los propios lugareños son las playas Papagayo las más atractivas, las mencionadas no se quedan atrás, además del entramado de pequeñas calas disponibles para aquellos visitantes que prefieren la soledad y unos espacios más naturales y salvajes, y es que, a estos lugares se llega cubriendo distancias más o menos grandes, a pie o en bicicleta. Si se accede en coche, se pierde el encanto del silencio y del aire puro, y tendremos que pagar 3 euros por coche como peaje, pues están incluidas dentro de un parque natural.

Pero Playa Blanca no solo se encuentra rodeada de otras playas que el turista puede visitar y de las que puede disfrutar, también se encuentra muy cerca de algunos de los más emblemáticos y populares lugares de la isla, como, por ejemplo, el espectacular Parque Nacional de Timanfaya, el único parque nacional de la Red Española de Parques Nacionales predominantemente geológico, donde se puede observar una excelente muestra del volcanismo reciente e histórico en la Región Macaronésica.

También estaremos muy cerca de La Geria, un paisaje protegido exclusivo y misterioso. La Geria es un hoyo cónico que se excava en capas naturales de grava volcánica con una profundidad de varios metros. En su centro se planta una vid, y a su alrededor se coloca una media luna de rocas para proteger a la planta de los fuertes vientos. El conjunto de Hileras produce este extraño y mágico paisaje que ha servido de justificación a la Unesco para declarar toda Lanzarote como Reserva de La Biosfera y producir a su vez uno excelentes vinos.

Las Salinas de Janubio, en el municipio de Yaiza, son muy valoradas por fotógrafos de todo el mundo. El Golfo (Laguna Verde), es un pequeño pueblo de pescadores que por sí mismo merece una visita para saborear sus restaurantes donde sirven el mejor pescado de la isla, pero el mérito de su afluencia turística se lo lleva la laguna semicircular o charco verde que se formó gracias al colapso que sufrió el cráter de Montaña del Golfo. Los Hervideros o el pueblo de Las Breñas completan el listado de lugares a los que debemos hacer una visita y están muy cerca de la playa Blanca, centro turístico por excelencia de la Isla de Lanzarote.

0.00 - 0 Votos

También te puede interesar