Escrito por

Llega la Navidad, el último momento del año para unas merecidas vacaciones

Ya sea en pareja, con amigos o en familia, la Navidad es uno de los mejores momentos del año para pasar unos días de vacaciones. Algunas ciudades y territorios visten sus mejores galas en esta época del año y pasar la Navidad o el fin de año fuera de casa atrae cada vez a más gente.

Si te gusta viajar, no nos cabe duda de que se te habrá pasado alguna vez por la cabeza pasar las navidades fuera de casa. A continuación, os proponemos algunos destinos muy atractivos para esta época del año, centrándonos en aquellos que ofrecen más posibilidades de realizar actividades en familia.

París y Disneyland

Si hay pequeños en casa, una experiencia que jamás olvidarán será la de conocer a sus personajes Disney favoritos. El principal parque temático de Francia es, a su vez, uno de los más importantes del mundo y de los más visitados.

En este apasionante complejo no solo disfrutarán los pequeños, sino que los adultos volverán a recuperar su infancia. La Navidad invita un poco a eso, a la alegría y los buenos ratos en familia. Sin duda, Disneyland completa todas estas sensaciones.

Y por si fuera poco, el viaje se puede extender para pasar varios días en París. La capital francesa es una de las ciudades más bonitas del mundo, ¿quién no querría conocer la Torre Eiffel, los Campos Elíseos, el Arco del Triunfo o la Catedral de Notre Dame?

Islandia y su capital Reikiavik

La Navidad, al menos en el hemisferio norte, es sinónimo de frío y nieve. Pocas personas se pueden resistir a un destino nevado y donde las temperaturas sean bajas. Si eso es lo que vamos buscando, no hay muchos mejores destinos que Islandia y su capital Reikiavik.

En invierno, en este país isleño al norte del Atlántico, apenas hay cuatro horas de luz solar al día, momento que podemos aprovechar en familia para visitar la capital islandesa y dejarnos asombrar por la coqueta ciudad.

Entre sus atractivos naturales, quizás el más sorprendente tenga que ver con un fenómeno meteorológico impactante, la aurora boreal sobre el cielo, esa inmensa paleta de colores que deja tonalidades verdosas y azuladas que causan una impresión inigualable.

Nueva York, pasear por un nevado Central Park

 

Si París es una ciudad con mucho encanto, Nueva York no le va a la zaga, y mucho menos si se trata de conocerla en Navidad. Nueva York en Navidad es una postal muy común pues aparece en decenas de películas.

El encendido del famoso árbol del Rockefeller Center da inicio al periodo navideño en la ciudad de los rascacielos. Los visitantes de esta ciudad no pueden dejar de pasear por Central Park nevado, el principal pulmón verde de la ciudad. Otras recomendaciones son: visitar sus museos, subir hasta sus rascacielos, asistir a algún evento deportivo en el Madison Square Garden, etc.

Sea cual sea la ruta a seguir o el destino escogido para las vacaciones de Navidad, en Hoteles.net podemos hacer las reservas de hotel. En esta web encontramos las Mejores ofertas de hoteles. De este modo, además de viajar en Navidad, miramos por el ahorro.

Mercadillos de Navidad en Europa

El último destino a recomendar no es un destino en sí, sino una actividad propia de esta fecha, los mercadillos de Navidad en Europa, decenas de ciudades engalanan sus calles con luces navideñas y, también, con extensos y lujosos mercadillos con todo tipo de productos navideños.

De todas las ciudades europeas donde existe esta costumbre de los mercadillos, Viena está considerada como la capital de esta actividad. En cuanto llega el mes de diciembre, todas las plazas de la ciudad se llenan de casetas de madera en las que encontrar artesanía local y objetos de decoración navideña.

La capital austríaca es un destino con un sinfín de atractivos turísticos y, a poca distancia de ella, se sitúan ciudades con mucho encanto, como Salzburgo o Innsbruck.

Aunque Viena es la capital de los mercadillos de Navidad, esta actividad tiene su origen en Alemania. Prácticamente todas las ciudades tienen su propio mercado navideño, si bien el más destacado es el de Nuremberg, que se organiza desde hace más de cuatro siglos y es toda una tradición en la ciudad. Cada año por esas fechas, la ciudad alemana acoge a miles de visitantes deseosos de probar sus productos y dulces típicos: almendras tostadas, las Lebkuchen (galletas especiadas con miel), el Glüwein (vino especiado), etc.

LocuraViajes.com

Newsletter