El estadio Panathinaiko de Atenas – La historia de los Juegos Olímpicos

Atenas está llena de historia, de lugares que marcaron un antes y un después en la civilización y hoy os invitamos a acompañarnos al estadio Panathinaiko. El estadio que podemos ver en la actualidad, construido en mármol blanco, se trata de la última construcción que tuvo lugar en este lugar, entre el año 1869 y […]

Atenas está llena de historia, de lugares que marcaron un antes y un después en la civilización y hoy os invitamos a acompañarnos al estadio Panathinaiko. El estadio que podemos ver en la actualidad, construido en mármol blanco, se trata de la última construcción que tuvo lugar en este lugar, entre el año 1869 y el 1870. Además de ser un lugar que impacta por su belleza y sus dimensiones, este estadio fue construido sobre un antiguo estadio anterior a Cristo.

Estadio panathinaiko

Estadio Panathinaiko – la historia de los Juegos Olímpicos

Trasladémonos en el tiempo y ubiquémonos en otra era. Los griegos ya practicaban múltiples disciplinas deportivas y competían entre ellos en las celebraciones de Panateneas en honor a la diosa Atenea. Se realizaban diferentes disciplinas, dependiendo de la época destacan unas u otras pero generalmente eran: lucha libre, atletismo, hípica, carreras de cuadras, la bola, el disco, la jabalina. En el caso de la lucha libre, ambos luchaban hasta la muerte. Las mujeres no tenían permitido el acceso al estadio ni a sus cercanías ya que los hombres luchaban completamente desnudos y untados de aceite consagrado por Apolo. Años más tarde, comenzaron a participar en los juegos ya vestidos y con sus armaduras.

El premio que se llevaban los vencedores en aquellos tiempos eran un litro de aceite consagrado por Apolo y una corona de olivo. En aquel entonces era uno de los mayores honores que podían recibir y eran alabados en sus lugares de origen, donde incluso se podía levantar una estatua en honor del vencedor.

En un primer tiempo, el estadio contaba con tribunas de madera pero que se desplomó por completo y con todos los usuarios, por lo que fallecieron todos o una gran mayoría. Esto derivó en que se construyera en el año 330 a.C un nuevo estadio pero de mármol blanco, siendo renovado en el año 140 d.C para aumentar su capacidad hasta 50.000 personas; aunque más tarde quedó abandonado. Dicen que, con el tiempo, el mármol blanco fue robado por los vecinos de Atenas, quienes lo incorporaron a sus casas y que hoy día raro es no encontrarse una casa en Atenas que no tenga un trozo del estadio.

El primer renacimiento de los Juegos Olímpicos griegos en la época actual tuvieron lugar de la mano de Evangelos Zappas, empresario y filántropo griego. Gracias a él se inició la reconstrucción y excavación del estadio Panathinaikos y la organización de los juegos en los años 1859, 1870, 1875 y 1888.

Pierre de Coubertin se inspiró de Zappas para proponer los Juegos Olímpicos internacionales inspirados en los antiguos Juegos Olímpicos griegos celebrados en Olimpia pero, en lugar de que sólo jugasen los griegos, se participaría a nivel internacional. Tras conseguir un sí unánime en su segunda propuesta, en 1896 se celebraron los primeros Juegos Olímpicos modernos, en el que participaron 241 atletas de 14 naciones.

El mito de Maratón

Estadio panathinaiko frontal

Lo primero que tenemos que contaros es que hay diferentes versiones sobre este mito o leyenda, pero siempre son interesantes. En este caso, el inicio de lo que hoy conocemos como «correr una maratón» tiene que ver con el joven Filípides y la batalla de los griegos contra los persas.

Tenemos que trasladarnos hasta el año 490 a.C. y situarnos en Maratón, lugar donde estaban batallando los griegos para evitar que los persas pudieran adentrarse en Grecia y que toda la península cayera bajo su dominio. En el momento en el que los griegos vieron que estaban perdiendo mandaron al joven Filípides a Esparta, era urgente, así que cuentan que corrió 246 km en dos días para solicitar ayuda. Unos dicen que los espartanos se negaron, puesto que no eran aliados, mientras que otros cuentan que aceptaron y que cuando llegaron ya se había resuelto la batalla. Los griegos habían ganado.

¿Y qué hizo entonces Filípides? Le tocó ir corriendo hasta Atenas para poder avisar de que la batalla en Maratón había sido victoriosa. La leyenda cuenta que llegó corriendo pero esos 42 km le costaron la vida y acabó falleciendo, siendo su última palabra «Nike», victoria en griego.

En honor a Filípides y su última carrera, el maratón se trata de una distancia de 42 km. En 1908, durante los Juegos Olímpicos de Londres, se añadieron 195 metros adicionales para que la maratón terminara bajo el palco real a petición de la reina consorte Alejandra de Dinamarca.

Estadio Panatenaico – Horarios y precios

Las dimensiones del lugar son verdaderamente asombrosas, sólo hay que ver la fotografía como para hacerse una idea del lugar, aunque también es importante que valoréis el tiempo que tenéis en la ciudad para organizar bien vuestras visitas y si merece o no recorrer el estadio.

Los horarios son:

  • De marzo a Octubre está abierto todos los días desde las 8:00 hastas las 19:00 horas.
  • De noviembre a febrero podréis entrar todos los días desde las 8:00 a las 17:00 horas.

Los precios de las entradas varían en función de:

  1. La entrada es gratuita para los menores de 18 años.
  2. Los estudiantes pagan 1,50 euros
  3. Los adultos 3 euros

Otros artículos sobre nuestro viaje a Grecia que os pueden interesar son:

El estadio Panathinaiko de Atenas – La historia de los Juegos Olímpicos
5.00 / 5
5.00 - 1 Voto

También te puede interesar